Bolivia y Paraguay escriben una nueva historia de integración

Morales entrega un presente a su similar paraguayo luego de la reunión privada en La Casa Grande del Pueblo.
Foto: Ministerio de RREE

 

Juan F. Cori Charca
En la ciudad de La Paz, los gobiernos de Bolivia y Paraguay dieron paso a una nueva etapa en la relación bilateral y comenzaron a escribir una historia de integración y hermandad con la firma de 16 convenios. Los empresarios privados de ambos países pactaron seis acuerdos.

Los promotores de escribir este nuevo capítulo en la relación bilateral fueron los presidentes Evo Morales y Mario Abdo Benítez, quienes ayer se reunieron en la ciudad sede de gobierno para llevar adelante el Primer Gabinete Binacional y conmemorar el 84 aniversario de la firma del protocolo de paz que dispuso el cese de hostilidades de la Guerra del Chaco (1932-1935).

Mientras Abdo contó que cuando era niño su abuelo, el coronel Victoriano Benítez Vera, le contaba que participó en la Guerra del Chaco y que conoció la “bravura del soldado boliviano”, Morales señaló que esa contienda bélica fue motivada por intereses externos.

Dijo: “Fuerzas extranjeras nos arrojaron a una guerra estúpida siendo ambos países pobres y desvertebrados, por entonces”.

“Ambos pueblos pusimos miles de muertos para que las empresas transnacionales se lleven nuestros recursos naturales, hemos sido víctimas de la codicia y de la ambición de intereses extranjeros, que no dudaron en sacrificarnos”, manifestó.

Afortunadamente —dijo Morales— “esa historia de guerra fratricida fue vencida por nuestra cultura de paz, por la cultura que procede de nuestros pueblos indígenas”. Y aseguró que “hoy estamos escribiendo una nueva historia, la historia de la integración. Nuestra hermandad se consagra con proyectos energéticos, hidrocarburíferos, productivos y agropecuarios”.

Abdo dijo que el mejor homenaje que se puede hacer a los excombatientes es que esa “etapa histórica hoy sirva como un motor para la integración justa y generosa”.

En tanto, Morales destacó que Bolivia y Paraguay están “dando un ejemplo de unidad e integración” a la región porque comparten una amplia frontera, tienen economías complementarias y están vinculadas por la cuenca del río Paraguay, que es la puerta de acceso al océano Atlántico.

“El futuro es un tiempo que nos pertenece y ojalá que nunca más volvamos a divorciar a nuestros pueblos”, le dijo Morales a Abdo, a quien llamó hermano durante su discurso que pronunció en la plaza Murillo, cerca de los órganos Ejecutivo y Legislativo.

“Nuestro mandato es unirnos para enfrentar todas las adversidades. Nuestro destino es la unidad, el desarrollo y la prosperidad de este siglo XXI”, apuntó el Presidente boliviano.

Asimismo, Abdo sostuvo que es hora de “darnos la vuelta y agarrarnos juntos esos brazos de amistad para transitar juntos y buscar la prosperidad de nuestros pueblos”.

Señaló que ambas naciones pueden constituirse en el “ejemplo de un proceso de integración que ayude a mejorar aún más y aumentar más el crecimiento de los pueblos”.

Y propuso: “Que el Gran Chaco sirva de lazo de amistad y de progreso para nuestros pueblos, que ese Gran Chaco hoy sirva a la producción de Bolivia para llegar a los mercados del Atlántico, del Pacífico, a través de la ruta bioceánica, a través de la inversión en ferrovía, a través de la Hidrovía Paraguay-Paraná a través del fortalecimiento de Puerto Busch”.

“Reitero al pueblo mi contento, mi satisfacción y mi emoción como paraguayo, nieto de un excombatiente de la Guerra del Chaco, de estar aquí un 12 de junio celebrando la paz, celebrando la concordia, celebrando la hermandad, eso es lo que queremos dejar como un legado a las futuras generaciones”, expresó Abdo antes de cerrar su discurso con un “Jallalla Bolivia y viva Paraguay, y que Dios los bendiga a todos”.

Luego del evento, Morales y Abdo se dirigieron al piso 23 de La Casa Grande del Pueblo, donde encabezaron la reunión del Primer Gabinete Binacional.

Después del mediodía, los jefes de Estado presenciaron la firma de 15 convenios entre gobiernos, seis acuerdos entre empresarios privados de ambos países. En tanto que ambos suscribieron la Declaración de La Paz, que consta de 24 puntos y refleja el compromiso de “continuar fortaleciendo aún más los lazos de amistad que unen a los dos países”.