La conspiración contra Lula desata un terremoto judicial

Instalaciones del Supremo Tribunal de Brasil, donde se realizará una reunión el 25 de junio para analizar un hábeas corpus que presentó el exmandatario.
Foto: AFP

 

AGENCIAS / Cambio - Edición impresa
Los partidos de la oposición quieren bloquear el Congreso brasileño hasta que el ministro de Justicia, Sérgio Moro, sea apartado. El expresidente Lula da Silva quedó sorprendido por la rapidez con que la verdad fue revelada.

El propósito es que renuncie al cargo por las supuestas acciones ilegales que se le imputan luego de que se conocieron las conversaciones que se presume mantuvo, cuando era juez, con los fiscales del caso Lava Jato.

Además de la expulsión de Moro, los líderes del Partido de los Trabajadores (PT), Partido Comunista de Brasil (PCdoB) y Partido Socialismo y Libertad (PSOL) también insinuaron la posibilidad de la creación de una Comisión Parlamentaria de Investigación para esclarecer este caso revelado por The Intercept Brasil, según el cual el exjuez Moro habría ayudado a la acusación en el proceso Lava Jato, en el marco del cual fue condenado, entre otros, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, señala RT.

HASTA LA RENUNCIA 
Jandira Feghali, diputada del PCdoB, afirmó sobre esa comisión: “Debe haber inmediatamente un cese de Moro de su cargo. El parlamento brasileño tiene que entrar en esa investigación, está colocada en la mesa la posibilidad de una CPI”, recoge Folha de Sao Paulo. Feghali no dudó en pedir la dimisión inmediata del titular de Justicia también en las redes sociales.

La líder del PCdoB anunció además que su partido obstruirá “todos los asuntos (en la Cámara legislativa) mientras no se anuncien medidas concretas” en relación con esta cuestión.

El líder del PT en el Parlamento, Paulo Pimenta, pidió la apertura de un proceso administrativo disciplinario por parte de la fiscal general de la República brasileña, Raquel Dodge. Además, solicitó que se recojan teléfonos móviles y ordenadores personales porque “esas pruebas necesitan ser preservadas”. Y coincide con Feghali en pedir la renuncia de Moro y la obstrucción total de la Cámara.

El Consejo Nacional del Ministerio Público (CNMP) anunció que abrirá una investigación para indagar sobre los mensajes entre Moro y los fiscales en el caso Lava Jato.

Así, el controlador nacional del Ministerio Público, Orlando Rochadel, instauró una queja disciplinaria contra Deltan Dallagnol, el fiscal que dirigía la operación Lava Jato y que es interlocutor de Moro en las conversaciones hechas públicas, para depurar responsabilidades a instancia de cuatro consejeros del CNMP. Rochadel ha dado 10 días a Dallagnol para que se manifieste al respecto.

“Es normal”
Por su parte, Dallagnol ha declarado que “es normal que procuradores y abogados conversen durante un juicio sin presencia de la otra parte”. En un video que ha hecho público en las redes sociales, el fiscal considera que la intercepción de esas comunicaciones fue “un ataque gravísimo por parte de un criminal que invadió teléfonos celulares, que secuestró cuentas de aplicaciones de mensajes, que se hizo pasar por periodistas y procuradores”.

“Confiamos en Moro”, dijo el presidente Jair Bolsonaro sobre los mensajes entre su ministro de Justicia —cuando era juez federal—, los fiscales y el Ministerio Público Federal (MPF).

 

Expresidente, sorprendido por las filtraciones

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso por supuestos actos de corrupción, manifestó su sorpresa por la rapidez con que emergió la verdad tras el escándalo que enfrenta el cuestionado exjuez Sérgio Moro. 

“El expresidente quedó sorprendido, primero, por la rapidez con que la verdad fue revelada, y segundo, por el elevado grado de promiscuidad en los diálogos entre quien juzga y quien acusa”, señaló a la prensa el abogado José Roberto Batochio.

Los dirigentes del Partido de los Trabajadores de Brasil (PT) convocaron a una movilización contra lo que considera es una “farsa judicial”.

“Las revelaciones de la página The Intercept Brasil exponen la real dimensión de una trama criminal, en conversaciones que cubren de vergüenza el sistema judicial brasileño”, reveló el partido mediante un comunicado.