Proyecto estatal sube producción de frutas y hortalizas

Foto: Archivo
Cultivo de tomates en invernaderos.

Diego Ponce de LEón M.
Con dos programas nacionales, uno para hortalizas y otro para frutas, se incrementó la producción y superficie de cultivos en el sector en dos años con un financiamiento de alrededor de Bs 70 millones cada uno, provenientes de recursos del Tesoro General del Estado (TGE).
El objetivo de dichos programas es cubrir la demanda de la población boliviana, -manteniendo abastecidos los centros de abasto y comercialización.
Entre los mayores beneficios destaca la generación de empleo en el área rural y que pequeñas comunidades se conviertan en productores de frutas y hortalizas a través de incentivos como créditos no convencionales del Banco de Desarrollo Productivo (BDP).
Después de dos años, con los dos programas se busca consolidar una segunda fase de ejecución para dar seguimiento y sostenibilidad a los resultados obtenidos.
programa nacional de frutas
El Programa Nacional de Frutas, dependiente del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, se sustenta en cuatro pilares: fortalecimiento de la base productiva, política de fomento a la producción, transformación a través de la industrialización y la innovación agropecuaria y forestal.
El presupuesto destinado a este programa fue Bs 69,5 millones, de los que 7% se destinó al funcionamiento del plan, 37% para la inversión y 56% a los servicios financieros.
El objetivo principal del proyecto fue mejorar la producción y el procesamiento primario de frutas en Bolivia para fortalecer la calidad de la producción, además de la cosecha del fruto, la poscosecha y comercialización del producto fresco. Asimismo, se benefició a las organizaciones de pequeños productores y se promovió el establecimiento de un sistema de créditos para el sector frutícola.
El programa trabajó en la entrega de plantines de manzana para incrementar el cultivo, la ampliación de la producción estacionaria de durazno y el aumento de las superficies de mandarina y naranja en 42 municipios de ocho departamentos.
Este proyecto trabajó con 9.000 familias y logró un desembolso del BDP de aproximadamente Bs 12 millones para 242 familias en cinco departamentos.
Crispín Orellana, responsable del Programa Nacional de Frutas, explicó que la fruta boliviana tiene una ventaja sobre los productos argentinos o chilenos porque se produce en la altura y eso hace que la calidad, el color y el sabor del fruto sea exquisito y único. “Esta cualidad debe ser aprovechada”, añadió.

producción de manzanas
Orellana dijo que la producción de manzana es el con más déficit porque el 95% del consumo interno tiene procedencia internacional.
“El proyecto consistió en la entrega de 7.500 plantines de manzana, que obtuvimos con una inversión de 14,5 millones de bolivianos a 9.000 familias, y la posterior capacitación para el cultivo, cuidado y riego en un plazo de dos años. Se necesitan 4.000 hectáreas de cultivo de manzana para abastecer el mercado interno, nosotros contamos con 1.000 hectáreas”, sostuvo Orellana.
programa nacional de hortalizas
El Programa Nacional de Hortalizas tiene el propósito de fortalecer el sistema productivo hortícola para contribuir al autoabastecimiento nacional y la seguridad alimentaria con soberanía. Este plan se asienta sobre cuatro pilares: producción e infraestructura, capacitación y asistencia técnica, servicios financieros, investigación e innovación tecnológica.
Este proyecto, al que se destinó un monto de Bs 69,5 millones, trabajó en 48 municipios de ocho departamentos y benefició a 11.187 familias, según el coordinador del programa, Édgar Corzo.
Con la dotación de 128 mil kilos de semilla y capacitación, aumentó la superficie de siembra en 6.861 hectáreas y la producción en 73.484 toneladas en dos años.

nueva propuesta de desarrollo
La producción y el cultivo de hortalizas y frutas es un proceso muy sacrificado y de todos los días; sin embargo, la rentabilidad que logra alcanzar es importante. Los programas nacionales incentivan a pequeños y medianos productores para incrementar la superficie de cultivo y abastecer al mercado interno para obtener la soberanía alimentaria.

soberanía Alimentaria promueve cultivos
La Institución Pública Desconcentrada Soberanía Alimentaria (IPDSA), dependiente del Viceministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario (VDRA), fue creada por el Decreto Supremo Nº 1858 del 8 de enero de 2014 para promover la producción nacional de cultivos y la crianza de animales para el consumo interno y el abastecimiento de alimentos.
La entidad realiza distintas actividades para mejorar e incentivar la producción y desarrollar el comercio interno mediante programas autónomos (hortalizas, frutas, pecuaria, rumiantes menores, tomate, entre otros) que comprenden el financiamiento, la capacitación y la promoción de todo tipo de alimentos para fortalecer e incentivar a los pequeños y medianos productores.
En el pasado, el financiamiento que se otorgaba era de fuentes externas, por lo que existía una dependencia en la producción de alimentos de la canasta familiar, ahora existe una soberanía alimentaria como resultado de las políticas del Gobierno con recursos provenientes del Tesoro General del Estado (TGE).
“Gracias a las políticas actuales de nuestro hermano presidente Evo Morales Ayma se crearon estos programas que fortalecen los sistemas productivos agropecuarios, priorizando a pequeños y medianos productores a través de la gestión, implementación y evaluación de programas y proyectos delegados por la autoridad competente con el fin de contribuir a la soberanía alimentaria”, sostuvo Hilario Callizaya, director general ejecutivo del IPDSA en la rendición de cuentas de la institución realizada el 28 de marzo del presente año.
El fomento de las actividades de producción de Bolivia van de la mano del Plan de Desarrollo Económico Social al año 2020.

apuntes
Bolivia importa 25 mil toneladas de manzana de Argentina, Chile y Perú. Esto representa el 95% del consumo nacional, 5% se cultiva en el país.
Un porcentaje de familias inferior al 5% no respondió de forma acertada en la ejecución de ambos proyectos.
El programa nacional de hortalizas incrementó la superficie de cultivo en 6.861 hectáreas, mientras que el de frutas lo hizo en 955 hectáreas.
Ambos proyectos iniciaron el 2 de mayo de 2014 y terminaron en similar fecha del año en concurso.
Los responsables de los programas redactan sus propuestas para continuar con la segunda fase y dar seguimiento a los resultados obtenidos.