Sobre el neoliberalismo

 

John M. Ackerman (RT) 

A pesar de las victorias recientes de la derecha en Sudamérica, el neoliberalismo es en realidad una ideología cada vez más trasnochada e ineficaz.

El fracaso del gobierno de Mauricio Macri en Argentina, por ejemplo, es un excelente botón de muestra.

Mauricio Macri ganó estrechamente las elecciones presidenciales de 2015 por apenas 3% de la votación. Su principal oferta de campaña era fortalecer la economía a partir de la aplicación de la vieja receta neoliberal, incluyendo la eliminación de impuestos, controles y subsidios, así como una total “apertura” hacia los mercados internacionales y financieros.

Macri llenó su gabinete con exdirectivos de empresas transnacionales, muchos con estudios de posgrado en el extranjero, y estableció un Gobierno elitista y tecnocrático al estilo de Carlos Salinas de Gortari en 1988 o de Vicente Fox en 2000 en México.

El resultado ha sido desastroso. 

Durante el mismo período, el peso argentino se ha devaluado en 400%, pasando de 10 a casi 40 pesos por dólar estadounidense.

Macri también ha aumentado estratosféricamente la deuda pública, 50% desde el inicio de su mandato, algo supuestamente en contra de los principios de austeridad de los gobiernos neoliberales. 

Hoy, cada vez más argentinos deben comer de la basura para sobrevivir y muchos se quedan sin luz y agua por los altos precios de los servicios públicos.