Epsas pide estabilizar Bajo Llojeta para reponer el servicio de agua

Maquinaria trabaja en la estabilización del talud, que se deslizó hasta la avenida Kantutani.
Foto: Gonzalo Jallasi

 

Cambio - Edición impresa
La Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas) informó que no rehabilitará el servicio de agua y alcantarillado en Bajo Llojeta, que sufrió un deslizamiento de magnitud hace tres semanas, mientras la Alcaldía paceña  no estabilice el terreno.  

El interventor de Epsas, Humberto Claure, explicó que  aún no iniciaron los trabajos de reposición de esos servicios en los sectores colindantes al desastre que destruyó 68 casas y afectó a más de 90 viviendas, debido a que la comuna paceña no envió ningún informe técnico que garantice que es seguro hacer trabajos en el sector. 

“No se pueden colocar colectores de alcantarillado en zonas que no están estabilizadas (...) nos parece una improvisación total y no hay que mentir a los vecinos ni decir lo que ellos quieren oír, porque si no el remedio será peor que la enfermedad, y se tiene que esperar un tiempo para que vuelvan a habitar sus viviendas con seguridad”, declaró Claure en conferencia de prensa. 

Epsas identificó tres sectores donde es necesario estabilizar el terreno antes de reponer estos servicios: Emaverde, puente Libertad y Valle Concepción. 

La comuna envió un mapa actual del lugar y planteó posibles trazos en los cuales se podría realizar las descargas sanitarias y construir los colectores; sin embargo, es necesario realizar trabajos en el área central del deslizamiento, por lo que el titular de Epsas se rehusó a realizar cualquier intervención en esos sitios.

De esta forma, Claure desmintió al alcalde Luis Revilla, que el fin de semana visitó zonas aledañas al desmoronamiento ocurrido el 30 de abril, y aseguró a los medios de comunicación que el retorno de los vecinos evacuados a sus moradas se retrasó porque Epsas no realiza los trabajos de reposición. 

Claure reiteró que sería “una insensatez” comenzar la restitución de los servicios de manera improvisada, sin ningún proyecto aprobado ni sustentado. “No vamos a poner en riesgo más viviendas”, afirmó. 

Pese a ello, el interventor de Epsas aseguró que se garantizan los servicios básicos para las personas que están alojadas en los campamentos, con la habilitación de piletas, tanques de agua y baños, además del envío de cisternas para el abastecimiento del líquido. 

La comuna demuele 10 casas de la franja roja

La Alcaldía de La Paz procedió a demoler 10 de las 22 viviendas ubicadas en la franja roja, la más afectada por el deslizamiento del pasado 30 de abril, que provocó la pérdida de 68 casas, en las zonas Inmaculada Concepción, San Jorge Kantutani y 14 de Septiembre. 

“Ya se inició (la demolición) de más viviendas de manera controlada y manual, esto se continúa haciendo. En cuanto a la cantidad de familias que puedan retornar a sus viviendas el próximo fin de semana, estará en función de los lugares que vayamos a habilitar y eso lo vamos a saber en estos días también”, señaló ayer el alcalde Luis Revilla. 

La autoridad anunció que en los próximos días otras 10 familias más regresarán a sus domicilios ubicados en la franja azul, según el avance de obras en las zonas afectadas y que tengan la estabilidad del suelo garantizada.

El Alcalde reiteró su pedido de que se suspenda la búsqueda de las cuatro personas desaparecidas en el desmoronamiento en Bajo Llojeta, ya que asegura que esta determinación sería necesaria para iniciar la estabilización del terreno. Además, dijo que se está arriesgando la salud de los rescatistas, que están expuestos a los residuos sólidos del área.