Presidente pide 5 años más para terminar las grandes obras y garantizar la liberación de Bolivia

Foto: Freddy Zarco

 

Luis Fernando Cruz Ríos / Cambio - Edición impresa

En el inicio de la campaña electoral del Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) para los comicios del 20 de octubre, el presidente Evo Morales anunció que busca gobernar cinco años más para terminar de construir las grandes obras y garantizar la liberación del nuevo Estado Plurinacional de Bolivia para toda la vida.

Desde la madrugada de ayer, cientos de miles de militantes y simpatizantes de esa fuerza política se concentraron en la pista del aeropuerto Soberanía del municipio de Chimoré, en el departamento de Cochabamba, donde el Gobierno de Estados Unidos, durante el régimen neoliberal, instaló una base militar para reprimir y masacrar a los campesinos en su afán de erradicar la hoja de coca, y que ahora se convirtió en el símbolo de la lucha de los productores que ofrendaron su vida en defensa de la milenaria hoja y de los recursos naturales a través de la fuerza política MAS-IPSP.

El Jefe de Estado dijo que aceptó su postulación a los comicios presidenciales porque está en condiciones y con mucha energía para seguir construyendo la nueva Bolivia en favor del pueblo.

“Hermanos, quiero decir ¿por qué cinco años más?, para terminar nuestras grandes obras; ¿por qué cinco años más?, (porque) quiero decirles (que) nos sentimos con fuerza, tenemos autoestima, con estas concentraciones nos dan mucha energía, y cinco años más para garantizar esta liberación para toda la vida”, sostuvo.

Morales llegó al lugar montado en una motocicleta (conducida por el vicepresidente Álvaro García Linera) con la tricolor nacional en la mano derecha, seguido por una inmensa caravana de motoqueros con banderas azules y la wiphala.

La primera autoridad de los bolivianos expresó su complacencia por la gigantesca concentración de indígena originario campesinos, de la clase media, de los profesionales, intelectuales y los cientos de miles de jóvenes en lo que fue un centro de dominación del imperio norteamericano, pero ahora es un histórico sitio de liberación del pueblo boliviano.

Aseguró que no fue en vano la rebelión de los movimientos sociales para pasar de la lucha sindical a la electoral, nacionalizar los hidrocarburos y las principales empresas estratégicas del Estado, demostrando al país y al mundo que los indígenas saben gobernar, por lo que ahora el Proceso de Cambio es un camino sin retorno.

“Construimos un instrumento político de liberación que viene de los sectores más vilipendiados. Debemos sentirnos orgullosos de ser masistas y de estar aquí apoyando a nuestro #ProcesoDeCambio. Le hemos demostrado al mundo que podemos gobernarnos nosotros mismos”, escribió en su cuenta de Twitter.

En ese contexto, el Presidente los convocó a asumir un compromiso programático firme para consolidar un desarrollo libre y soberano, porque todo lo que se hace en el Estado Plurinacional está en la mira de los países del mundo.

Aseguró que la multitudinaria concentración es una muestra de unidad de las organizaciones sociales y del pueblo para defender la soberanía de Bolivia, frente a las pretensiones e intereses de la derecha radical que pide a Estados Unidos que retorne la Administración para el Control de Droga (DEA, por su sigla en inglés). “(…) estamos aquí para que nunca más haya base militar norteamericana o de cualquier país en Bolivia, para que nunca más las transnacionales petroleras vuelvan a Bolivia, para que nunca más, hermanas y hermanos, haya saqueo de nuestros recursos naturales”, precisó.

Finalmente, a nombre de él y del vicepresidente Álvaro García Linera, agradeció el apoyo y la fuerza moral que reciben para seguir trabajando por el desarrollo del país, y ratificó su compromiso de no defraudar la confianza depositada en su persona.