Productores promueven sello originario para comprobar la riqueza del grano de oro

Foto: Maribel Condori
El cultivo de la quinua en el altiplano paceño.

La ruta de la quinua real dulce en La Paz
Diego Ponce de León M.
Luego de recorrer nueve municipios de cuatro provincias en el departamento de La Paz, se pudo comprobar la riqueza del cultivo de la quinua y las investigaciones que respaldan el origen del grano milenario en Los Andes.
A las cinco de la mañana del pasado lunes, una comitiva partió desde la plaza Camacho en La Paz, rumbo a Warisata, locación que resguarda las instalaciones de la Universidad Indígena Boliviana Aymara Tupac Katari (Unibol) y lugar donde se inauguró la primera y única “Ruta de la quinua real dulce de La Paz”. Los estudiantes presentaron varias investigaciones que realizaron a partir del grano dorado.
El objetivo de la ruta fue mostrar la gran variedad de quinua que produce La Paz, para conseguir un sello de productores de la quinua real dulce, que incida en el incremento del precio de la quinua producida en esta región occidental y dotar el título de producto originario.
En Batallas, segundo punto de la ruta, se produjo un incidente que atrasó el trayecto, por la inconformidad de comunarios y sindicatos con la planta procesadora de quinua que, según alegan los pobladores locales de Corque Amaya, es un elefante blanco, pues no funciona hace varios años.
A pesar de algunos inconvenientes los integrantes de la caravana lograron visitar las comunidades y compartir las riquezas y características que cada comunidad productiva ofreció, así como conocer las necesidades y problemáticas del sector productivo quinuero.
El paisaje desértico del altiplano andino refleja la serenidad y la perpetuidad del tiempo que a lo largo de los años templa el carácter de los productores del “grano de oro”, característica rescatable que también representa una manera de vivir lejos de la civilización y la urbanidad de La Paz.
Laja mostró el admirable trabajo en parcelas de experimentación con un acto a cargo de la banda de la subcentral Los Andes “Antajahua” y la degustación del característico pesq’e, plato típico hecho a partir de quinua y acompañado de queso o leche.
En Tiwanaku se recibió a la comitiva con la demostración y exposición de trabajos realizados por cuatro casas de estudios superiores de la ciudad andina y un acto de reconocimiento a las autoridades integrantes de la caravana.
Además, Jorge Guzmán, director nacional del Programa Quinua del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf), advirtió sobre las repercusiones del cambio climático en el cultivo de quinua y explicó la necesidad de tomar conciencia al respecto.
Viacha preparó una recepción en instalaciones de la cooperativa Jalsuri, se degustó varios alimentos hechos de quinua, inclusive una salteña de 20 centímetros, bastante agradable al gusto, resaltando las habilidades culinarias de esa región.
En la provincia Aroma, a unos cuantos kilómetros de la ruta oficial, la comitiva fue recibida por una gran cantidad de pobladores quienes prepararon un acto en la comunidad de Ayamaya, modelo productivo para todas las comunidades productoras de quinua de La Paz.
El punto final del recorrido fue Patacamaya, que nos recibió al caer la noche, en medio de una actitud un poco hostil, sin embargo se logró apaciguar los ánimos y a pesar del abandono de parte de los comunarios y de miembros de la caravana, se pudo escuchar las exposiciones de los productores.

Origen y beneficios de la quinua
La quinua es una semilla procedente de Los Andes de Sudamérica (Chenopodium quinoa wild).
Se dice que los incas lo cultivaron desde hace unos 5.000 años.
Una de las propiedades medicinales de la quinua, es su capacidad para combatir la hipertensión arterial y como antioxidante para prevenir el cáncer.
Es una de las plantas con mayor contenido de omega 3, bajo en grasas y libre de gluten.
Según varios estudios científicos, es un alimento funcional que puede reducir el riesgo de padecer distintas enfermedades actuando desde la prevención.
Es uno de los pocos alimentos vegetales que posee en su composición todos los aminoácidos esenciales.

Comunidad Ayamaya
el modelo de cultivo de quinua de la Paz
En la provincia Aroma existe una comunidad productiva denominada Ayamaya, la cual pertenece al municipio de Sica Sica. Según testimonios de varios productores, es el modelo de producción de quinua al que todas las demás comunidades productoras apuntan y quieren llegar a ser.
Ayamaya ha desarrollado, a lo largo de 40 años, varias investigaciones para llegar a ser lo que es y lograr la producción tan pura del grano, razón suficiente para que otras cooperativas quieran imitarla.
El éxito de la producción de quinua en esta comunidad se debe al manejo de suelos, el abonamiento con estiércol de llama y la siembra con semillas de buena calidad y pureza de casi 95%, además del sistema de riego, el manejo y control de plagas, la implementación de maquinaria agrícola que sirve
en la cosecha y la poscosecha, el cuidado del cernido y la selección de quinua, según el grano lumétrico para su embolsado; nos cuenta el representante de la cooperativa Ayamaya, Neri Tenorio.
Destacó también la implementación de un sistema de riego por medio de aletas de 20 metros, (40 en total) de riego directo, que sirve para cubrir un terreno más amplio en un lapso de menor tiempo.
El distrito de Ayamaya tiene una extensión de 12.000 hectáreas de terreno, del cual la cooperativa goza de 1.750 hectáreas. Actualmente cuenta con 150 hectáreas de producción y otras 300 que se están preparando para la siguiente siembra; es decir, en octubre o noviembre.
La cooperativa tiene el objetivo de exportar quinua orgánica, por lo que está en campaña de lanzamiento de su sello para la exportación y la preparación de los suelos para la cosecha en marzo.
Neri Tenorio aseguró que las investigaciones realizadas y el desempeño colaborativo de los comunarios locales lograron desenvolver positivamente las metas de esa pequeña cooperativa productora, ya que tiene el deseo de compartir todos los conocimientos y técnicas que la han convertido en el prototipo de excelencia en el departamento de La Paz, en comparación con las diferentes cooperativas de la zona andina.

Necesidades y demandas de los productores del grano
Las comunidades productoras de distintas locaciones presentaron una serie de peticiones a la comitiva, entre las que destacaron la necesidad de incrementar los precios del grano para hacer sostenible un aumento de la producción, así como una apertura de mercados que permita un comercio competitivo y creciente en su demanda.
Una de las más importantes exigencias de todo el trayecto se originó en la comunidad de Corque Amaya, en el municipio de Batallas, donde se edifica una de las plantas procesadoras de quinua del departamento andino y que según los comunarios del lugar, los sindicatos de “Las Bartolinas“ y la subcentral sindical “Tupac Amaru” no funciona hace varios años, por lo que exigieron y presionaron a las autoridades de la comitiva firmar un compromiso para su inmediata operación y así evitar acciones de protesta.
Entre las dificultades que tiene el sector productivo también están la falta de una capacitación técnica para optimizar las técnicas de siembra, riego, control de plagas y recolección de la cosecha.
Las autoridades de la comitiva se comprometieron con los productores en abordar y solucionar las problemáticas.