El Tigre mata la ilusión de Blooming y revive la suya

Rudy Cardozo lidera el festejo gualdinegro, anoche en el Siles.
Jorge Mamani

La Paz / Cambio

El Tigre sigue en la lucha por el título del torneo Apertura. Despertó anoche, ganó 3-1 y apagó toda ilusión de Blooming.
El triunfo fue claro y contundente, incluso pudo ser mayor la diferencia, porque el equipo de Pablo Escobar generó peligro constante sin definir.
El celeste cruceño no arriesgó y así le fue. Se defendió y solo al final reaccionó, pero su esfuerzo no le alcanzó.
The Strongest, que tiene ahora 46 puntos, se aferra a una pequeña posibilidad para ser campeón, que gane sus dos próximos partidos y a la vez Bolívar (51) y Nacional Potosí (47) no sumen en los tres encuentros que les restan.
Ayer en el Hernando Siles, el Gualdinegro jugó bien, aplicó velocidad desde el primer minuto y encerró en su terreno al rival. El dominio fue total en el primer tiempo.
Sin Raúl Castro y Rolando Blackburn de inicio, Escobar encomendó la tarea de creación a Rudy Cardozo y Jhasmani Campos, y fue Cardozo fue justo el que abrió el marcador.
Minuto 34. Tras un rebote, Jair Reinoso le dio un pase corto y retrasado, y Rudy, con remate bajo, venció a Rubén Cordano, de buena actuación.
Antes del gol, el Tigre tuvo por lo menos tres jugadas claras. No las supo resolver.
Blooming no reaccionó. Siguió agazapado y apostando al contragolpe, pero volvió a sufrir otro contraste. A los 41’, Jair reinoso puso el 2-0 tras una linda jugada con Wálter Veizaga, que lo dejó con arco a disposición.
En el complemento, Blooming se animó a salir. El juego se volvió más dinámico, fue de ida y vuelta.
Sin embargo, el Tigre se encontró con espacios y los aprovechó. A los 64’ Marvin Bejarano entró por izquierda y superó a Cordano con remate cruzado.
El Celeste descontó a los 67’ con Rafinha, pero el tanto solo fue algo pasajero.
Sobre el final Reinoso estrelló el balón en el poste.
El Tigre vuelve a rugir y está a la espera de un milagro para alcanzar la corona.

--

Dato

Pablo Escobar se dirigió al final del partido a la curva sur, donde está la hinchada del equipo y correspondió su respaldo con un aplauso.