Ibce: cuatro factores impulsan la economía

Foto: ASPB
Exportación de urea por la hidrovía Ichilo-Mamoré, en Cochabamba.

 

Freddy Grover Choque C. / Cambio

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) mencionó que la apuesta del Gobierno a la biotecnología, la producción de biocombustibles, la búsqueda y apertura de nuevos mercados de exportación, y viabilizar un nuevo sistema portuario son los cuatro factores que impulsan la economía nacional, tomando en cuenta que en 2018 el Producto Interno Bruto (PIB) creció en 4,22%.
Gary Rodríguez, gerente general de la institución, resaltó que este logro responde a la política económica que asumió el Gobierno desde 2006, que situó a Bolivia entre los países de mayor crecimiento en Sudamérica y el mundo, lo cual es muy loable para el sector empresarial y productivo.
La semana pasada, el Instituto Nacional de Estadística (INE) informó que en 2018, el PIB creció en 4,22%, impulsado por la agricultura (6,91%), servicios de la administración pública (6,78%), la manufactura (5,52%) y establecimientos financieros (5,30%). Detalló que el buen desempeño agropecuario se debe al incremento de cultivos de caña de azúcar (22,04%), maíz (14%), girasol (11%), arroz (10%), papa (6,85%) y soya (3%).
En este punto, Rodríguez destacó la decisión del Gobierno de autorizar el uso de la biotecnología y la producción de biocombustibles (bioetanol), para lo cual se ampliaron los campos de cultivo de caña de azúcar en 2018.
“Este crecimiento nos coloca nuevamente a la vanguardia de la expansión económica en Sudamérica, bien podría ser mejorado y estamos yendo por el camino correcto con base en cuatro elementos fundamentales”, dijo.
Los cuatro pilares 
El titular del IBCE explicó que el primero es la apuesta del Gobierno central a la incursión y uso de la biotecnología, que se traduce en la mejora de la productividad de soya, caña de azúcar, algodón y maíz. “El uso de biotecnología en los cultivos de soya para la producción de biodiésel es una medida muy sabia que evitará la fuga de divisas y le permitirá al Estado ahorrar y generar más ingresos”.
El segundo es la producción de biocombustibles (bioetanol), que en 2018 dio lugar a ampliar los campos de cultivo de caña de azúcar, que se ve reflejado en el crecimiento del PIB.
El tercero es la búsqueda y apertura de nuevos mercados de exportación, como China, India, Vietnan, Rusia, que tendrán un gran impacto para la producción boliviana.
El último pilar está relacionado con el sistema portuario boliviano en la hidrovía Paraná-Paraguay e Ilo-Perú, que permitió nuevas inversiones. “Esto hace que los pagos que antes se hacían en muelles chilenos para exportar e importar productos se quedarán en el país y eso repercutirá en el PIB”.

Se puede crecer por encima del 7% 

El gerente general del IBCE destacó que Bolivia tiene el potencial suficiente para que el PIB crezca al 7%, ya que el desafío es aumentar y mejorar el aparato productivo e industrial. Señaló que para llegar a esa meta se necesita mayor inversión público-privada, potenciar las exportaciones y reducir las importaciones, impulsar el uso de la biotecnología y la producción de los biocombustibles.