Evo y Macri fortalecen vínculos en energía y transferencia tecnológica

Los jefes de Estado Evo Morales, de Bolivia, y Mauricio Macri, de Argentina, en conferencia de prensa conjunta.
Foto: Freddy Zarco

 

Juan Cori Charca / Enviado Especial - Edición Impresa

Mientras el helicóptero que transportó a los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Argentina, Mauricio Macri, descendió ayer, cerca del mediodía, en el helipuerto de la Casa Rosada, las cientos de personas que se apostaron sobre la avenida Rivadavia, en el centro político de la capital bonaerense, sacaron los celulares y las cámaras.

“Fuerza, Evo; fuerza, Evo”, corearon las personas ubicadas detrás de las rejas que circundan la Casa de Gobierno el momento en que Morales y Macri atravesaron la gradería flanqueados por los integrantes del Regimiento de Patricios, quienes —con unos atuendos impecables— se hallaban formados para dar la bienvenida al Jefe de Estado boliviano.

Luego de ascender al primer piso de la Casa Rosada, ambos se dirigieron al Salón Blanco, donde cerca de una veintena de periodistas esperaban la declaración conjunta.

“Muchas gracias, querido Evo, por esta visita”, le dijo Macri a Morales y agregó: “Esta visita, querido Presidente, la tomamos en el marco de la profunda e histórica amistad que existe entre nuestros países, que se refleja también en la importancia y el volumen de la comunidad boliviana en Argentina”.

Definió a los bolivianos como una comunidad “trabajadora, emprendedora y respetuosa en la convivencia”.

A su vez, el Jefe de Estado boliviano correspondió a Macri, lo llamó hermano y le agradeció por la invitación para realizar la visita oficial a Argentina, que se inició el domingo con un encuentro con la colectividad boliviana en el polideportivo Alberto Balestrini, ubicado en la zona de Lomas del Mirador, en La Matanza.

“Somos dos países vecinos con la misma historia. Vamos a ser vecinos de por vida y tenemos la obligación, como presidentes, como gobiernos, de trabajar en bien de nuestros pueblos”, expresó.

Agradeció al Gobierno y al pueblo argentino por las facilidades que se otorgan a los bolivianos, quienes aportan a la economía de ese país en diferentes campos como la agricultura, la fabricación de ladrillos y los textiles.

“(Es) una alegría visitar nuevamente Argentina, gracias a este trabajo conjunto con seguridad los equipos técnicos y los ministros seguirán trabajando para informar a nuestros pueblos los resultados para bien de Argentina y de nuestra querida Bolivia”, afirmó Morales.

Los acuerdos

En este encuentro, que fue esperado durante varios meses, ambos mandatarios acordaron fortalecer los vínculos en energía, una mayor presencia de YPFB en esa nación e impulsar de forma conjunta el desarrollo de la Hidrovía Paraguay-Paraná, además de consolidar la transferencia de tecnología a los hospitales de medicina nuclear que se construyen en Bolivia.

En el campo energético, Morales mencionó que la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) logró la autorización para ser operadora en el sistema eléctrico argentino y apuntó que “al concluirse la instalación del tendido (entre las localidades de Yaguacua, Bolivia, y Tartagal, Argentina) vamos a empezar a compartir lo poco que tenemos en tema energético”.

Al respecto, en el comunicado que los presidentes firmaron se destaca el interés de “continuar con la evaluación conjunta de las condiciones y conveniencia de una eventual segunda etapa de la vinculación eléctrica entre ambos países, a través de una línea de transmisión en 500 kilovatios desde la localidad de Yaguacua (Bolivia) hasta la Estación de Transformación San Juancito (Argentina), y a estudiar las opciones para la comercialización de energía asociadas a dicho proyecto”.

A la par se ratificó la posibilidad de que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) comercialice directamente gas natural en Argentina, bajo ciertas condiciones; el aliento a eventuales inversiones bolivianas en campos petrolíferos argentinos y el desarrollo de proyectos para que YPFB participe del abastecimiento a futuras plantas de licuefacción destinadas a la exportación de gas natural licuado (GNL) desde territorio argentino.

Argentina también se comprometió a “facilitar la cooperación científica y tecnológica en materia de biocombustibles”.

Además de que Macri “valoró la entrada en vigencia de la nueva Ley del Sistema Único de Salud en Bolivia y los avances en la cobertura de las emergencias médicas de los ciudadanos argentinos en su territorio en reciprocidad con la cobertura que tradicionalmente reciben en idénticos casos los ciudadanos bolivianos en territorio argentino”, destacó la importancia del Plan de Hospitales para Bolivia, de septiembre de 2015, y la consecuente demanda de equipamiento e instrumental médico que el mismo conlleva.

En ese marco, acordaron que las autoridades de los dos países llevarán adelante conversaciones destinadas a facilitar la participación del sector privado argentino en las licitaciones de equipamiento médico hospitalario, conforme la legislación sectorial vigente de Bolivia.

A la par destacaron la cooperación nuclear entre ambas naciones y expresaron su beneplácito por los avances vinculados al contrato que suscribió la empresa argentina Invap S.E. con la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN), el 16 de febrero de 2018, para la provisión de tres Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia en las ciudades de El Alto, La Paz y Santa Cruz de la Sierra.

Sobre la posible adquisición de aviones Pampa III de Argentina, Morales anunció el envío de un equipo técnico integrado por pilotos para empezar con las negociaciones.

Reunión

Luego de la declaración conjunta, Morales y Macri, además de sus ministros, sostuvieron un encuentro privado.

Después, las autoridades se dirigieron por un amplio pasillo —que era vigilado por uniformados del Regimiento de Patricios— hacia el despacho presidencial. Allí, el mandatario argentino le enseñó a Morales los pequeños retratos ubicados en su escritorio, donde aparece él junto a su esposa Juliana Awada y su hija Antonia.

En ese espacio más íntimo, los jefes de Estado intercambiaron presentes. Morales le obsequió a Macri un retrato —del mismo Presidente argentino— hecho con hojas de coca, y este retribuyó el gesto con un maletín de cuero color café.

Así concluyó el encuentro en el que los jefes de Estado “reafirmaron los históricos vínculos de amistad, hermandad y cooperación que unen a ambos países”.

A las 14.14, Morales se despidió de Macri y se dirigió a su vehículo, que lo trasladó al aeropuerto de la Fuerza Aérea Argentina para retornar a Bolivia.