El referendo fue el jaque opositor, pero los comicios serán el mate masista

Por Rolando Prudencio Briancon

Aunque inicialmente puede sonar hasta un tanto triunfalista lo que el presidente Evo Morales acaba de manifestar durante las olimpiadas de ajedrez, respecto a que siempre termina siendo él quien le da mate a la oposición, si analizamos —es la esencia en las movidas que se dan en el ajedrez—, en la realidad los hechos son los que le darán la razón al Presidente sobre lo que afirmó.
Me refería a que si el análisis lo realizamos sobre la realidad, los hechos, etc., indiscutiblemente el Presidente le ha hecho mate a la oposición cada vez que esta ha intentado hacerle jaque. Y no solo voy a referirme a todas las medidas que ha dictado, sino a todos aquellos intentos en los que han intentado derrocarlo.
Decía que en aquellas medidas que el Presidente asumió, la oposición —incluida la Iglesia— terminó asumiéndolas como si fuesen sus propulsores, o sea, se volvieron más masitas que Evo. El caso de la nacionalización (base de nuestro crecimiento económico) es una de ellas, por cuanto después de haberla rechazado reciamente, hoy quienes son candidatos proclaman a los cuatro vientos que fue una medida acertada, pese a que antes de que Evo la dictara, apocalípticamente advertían que nos caerían las siete plagas bíblicas encima por ese atrevimiento. Lo mismo sucedió con la aprobación de la NCPE, de la cual la Iglesia dijo que era la “Constitución del diablo”; sin embargo es la primera que cínicamente pide respetarla. O el caso de la demanda de autonomía, que el Gobierno la asumió como propia, y terminó quitándoles sus banderas a los separatistas. Asimismo aclaraba que no solo el Presidente dio jaque a la oposición dictando medidas como las señaladas, sino que cuando la oposición intentó derrocar al presidente Evo Morales, les salió el tiro por la culata, como cuando intentaron revocarlo en 2008 afirmando obtusamente que: “Evo no tenía pisada en seis de tres regiones”. Que toda la ‘media luna’ estaba en su contra y no lo reconocían como presidente, etc., pero cuando los desafió a que lo revoquen, quienes fueron revocados fueron los que pedían que se someta al revocatorio, como les sucedió a Manfred Reyes y José Luis Paredes. En cambio, Evo fue ratificado con el 68%.
En el referendo de 2016, algo similar sucedió con el resultado. La oposición le hizo un jaque valiéndose bajamente de la mentira del ‘hijo del Presidente’ con su exnovia Gabriela Zapata, pero que como suele suceder con las mentiras, que tienen patas cortas, terminó sabiéndose que se trató de una mentira, una mentira Made in USA.
Claro que la partida de ajedrez no ha terminado aún, y si bien la oposición hizo jaque, el mate lo volverá a dar el presidente Evo Morales en octubre, cuando acabe la partida.
Así que, ¡a sacar el 70% para volver a elegir a Evo!