Cossío: En el aeropuerto de Sao Paulo dormí en el suelo

El destacado tirador cruceño Diego Cossío.
Foto: Gentileza Diego Cossio

La Paz / Julio Céspedes Inda 

¿Cómo se inició en la práctica del tiro deportivo?
Empecé a los 13 años, mi papá es militar y yo siempre estuve ligado a las armas desde niño.
Inicialmente, hice las pruebas de siluetas metálicas y carabina neutra. En la primera se dispara con un rifle de salón a siluetas de animales, se tienen gallinas a 25 metros, chanchos a 30, pavas a 37 y carneros a 50; en carabina de aire se usa rifle con balines de goma.
Después pasé a pruebas olímpicas y mi especialidad es tiro rápido, que es con pistola.
¿Cuáles fueron sus mayores éxitos?
En la categoría junior fui campeón sudamericano y subcampeón panamericano.
En mayores, logré una medalla de bronce en los Juegos Bolivarianos Santa Marta 2017 y otra presea de bronce en los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018.
¿Algún momento difícil o de frustración?
En los últimos 10 años se ha hecho muy complicado conseguir armas y munición para los entrenamientos, los precios están muy elevados, es muy caro.
Yo compito con un arma que compré hace 10 años de Álvaro García, otro tirador, quien con esa pistola logró la medalla de oro en los Juegos Bolivarianos Sucre 2009. Es así que estoy con arma de segunda mano.
Si bien el tiro es un deporte más psicológico que físico, también hay lesiones en las muñecas y dolores de cuello.
¿Cómo son sus entrenamientos?
Practico cuatro horas semanales. Unas cinco veces hago entrenamiento en seco, que es simulación, porque no se utiliza munición, y hago práctica real con munición, cerca de los torneos.
¿Además del tiro, a qué se dedica?
Tengo un negocio de lavado de autos, en sociedad con mi hermano. Espero tener estabilidad económica porque hace unos años pensé en dejar el tiro deportivo por la falta de apoyo.
Ahora tengo el respaldo del programa Tunkas, que es importante.
Cuéntenos una anécdota.
Por el deterioro, en el polígono de Santa Cruz, las abejas hacen su nido en los blancos, en tres ocasiones disparé y les di a las abejas, en cada ocasión tuve 15 picaduras, más bien no soy alérgico.
En viajes también tuve inconvenientes por llevar armas y munición, en una ocasión me quedé 72 horas en Lima, Perú, esa vez fue en grupo; dormimos en una sala pequeña de la Policía y nos turnábamos para ir a comprar comida.
En otra oportunidad me quedé solo tres días en el aeropuerto de Sao Paulo, fue en una oficina pequeña que tenía una silla metálica fría. Descansaba tanto en la silla como en el piso.
Un sueño en el tiro deportivo.
Tener buenos resultados en los Juegos Panamericanos Lima 2019 y clasificarme a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

--

DATO

Diego Cossío (27 años) nació en Santa Cruz. Destacado tirador deportivo, campeón nacional y medallista en distintas competencias internacionales.

FRASE

 "Hace cuatro años tenía poca paciencia, ahora estoy más tranquilo, sobrellevo las cosas personales y deportivas".