Hamilton vence y pasa a comandar el campeonato

El coche de Lewis Hamilton durante la carrera del Gran Premio de China, la número 1.000 en la historia de la F1.
AFP

SHANGHÁI | AFP
El británico Lewis Hamilton (de la escudería Mercedes) ganó ayer el Gran Premio de China de Fórmula 1, disputado en Shanghái, y pasó a encabezar la clasificación del campeonato mundial de pilotos.
Hamilton ganó la carrera número 1.000 de Fórmula 1, delante de su compañero de escudería, el finlandés Valtteri Bottas, quien partió de la primera posición, y del alemán Sebastian Vettel (Ferrari).
El holandés Max Verstappen (Red Bull), el monegasco Charles Leclerc (Ferrari) y el francés Pierre Gasly (Red Bull) se clasificaron respectivamente cuarto, quinto y sexto.
Hamilton, que partió segundo de la parrilla de salida, se impuso tras superar desde ahí a Valtteri Bottas.
El inglés, que últimamente fue superado siempre en las salidas, estuvo entrenando mucho este ejercicio en las últimas semanas y los resultados son evidentes.
Hamilton y Bottas concretaron el tercer doblete en tres carreras disputadas este año. El finlandés superó al británico en el Gran Premio de Australia, mientras que Hamilton venció a Bottas en Baréin y Shanghái.
Leclerc, que pasó a Vettel y hubiera podido ser tercero, fue obligado por Ferrari a dejar pasar al alemán en la vuelta 11. 
La vuelta más rápida fue obra del francés Pierre Gasly.
El mexicano Sergio Pérez (Racing Point) se clasificó octavo a una vuelta y el español Carlos Sainz (McLaren-Renault) décimocuarto, también a una vuelta del vencedor.

DOMINA MERCEDES
En la clasificación de constructores, la diferencia no deja de crecer entre las Flechas de Plata y la Scuderia, que parecía favorita antes de comenzar el año después de sus buenos ensayos invernales: la marca alemana ya aventaja en 57 puntos a la italiana.
“Hemos tratado de seguirles, pero no hemos podido. Desde la salida fueron demasiado rápidos”, admitió el alemán Vettel. “No podíamos esperar algo mejor que acabar tercero y cuarto”; es decir, sus posiciones en la parrilla.
Salvo que Leclerc cruzó la meta en quinta posición, penalizado por una estrategia de equipo discutible...
La Scuderia no se esconde: su principal baza es el cuádruple campeón alemán, por delante del joven monegasco, de 21 años y con una sola temporada de experiencia en la élite (en Sauber en 2018), pese a que Leclerc estuvo a punto de ganar su primera carrera hace 15 días en Baréin y de que está siendo más rápido que Vettel desde el inicio del Mundial.