Gunnar Mendoza Loza, en la memoria

.
Gunnar Mendoza en vida junto a importantes archivos.

Luis Oporto Ordóñez
Jefe del Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional

Los fundamentos de la teoría archivística fueron introducidos en Bolivia por medio de decretos supremos, que se incorporaron en la praxis archivística por su fuerza de ley. Gunnar Mendoza Loza (1914-1994) ideó esa genial estrategia para inculcar el ABC de la ciencia archivística, ante la inexistencia de carreras universitarias en esa especialidad. El primer decreto –5758--se remonta a 1961 y el último –22396—corresponde a 1989.

Todos los aspectos esenciales de la archivística fueron apropiados por los archivistas en el ejercicio de sus funciones, a partir de la implementación del Programa de Desarrollo del Servicio de Archivos y Documentos Públicos: “el plazo para señalar la calidad de documentos históricos a los 35 años de edad de los documentos”, “la norma para elaborar guías descriptivas”, “el concepto de documentaciones públicas y definición de clases documentales”, “la obligación de instalar depósitos de archivo en las instituciones públicas”, “la prohibición de destrucción y eliminación de documentaciones públicas”, “el ciclo vital de los documentos”, “la instalación del Archivo Intermedio Nacional” y “la metodología para evaluación de documentos” y “el tratamiento archivístico de documentaciones privadas”.

El brazo técnico para la implementación del Programa fue la Reunión Técnica de Consulta sobre Archivos Bolivianos, foro archivístico nacional para debatir los alcances y componentes del Programa, con el propósito de darle sustento social al proyecto. La primera se realizó en Sucre (1979), en la que se trató la organización de los archivistas en una asociación nacional y departamentales.

La segunda en Cochabamba (1982), en la que propuso la creación de una Carrera de Archivística y tres proyectos de decretos supremos para detener la destrucción de documentaciones públicas y privadas. La tercera (1983) discutió la accesibilidad de los documentos para la investigación en ciencias sociales. La cuarta (1985), trató el problema de las documentaciones privadas no estatales. La vertiente archivística de Gunnar Mendoza fue continuada por sus discípulos --plasmado en decretos supremos-- como el establecimiento del Repositorio Intermedio del Poder Ejecutivo (1988); y la creación del Archivo Histórico de la Minería Nacional, ubicado en la “Calleja de los Archiveros” de la ciudad de El Alto (2004), con el que se incorporó formalmente en Bolivia el enfoque sistémico y la teoría del continuum, en la gestión documental y la administración archivística.

Los archivistas profesionales y empíricos del Archivo Histórico de la Minería Nacional aportaron económicamente para erigir un busto (realizado por el maestro Edwin Calle) para perpetuar la memoria de Gunnar Mendoza, “Maestro e Impulsor de la Archivística Boliviana”, en la Plazoleta que lleva su nombre.

*Historiador y archivista. Jefe de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional, docente titular de la UMSA y miembro del Comité Regional de América Latina y el Caribe del Programa Memoria del Mundo de la Unesco.