Antes de pensar en el VAR, hay que mejorar el nivel del arbitraje

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

Antes de pensar en el VAR, hay que mejorar el nivel del arbitraje

El ofrecimiento de Marcelo Claure, de instalar gratuitamente el VAR (el videoarbitraje) en el país, y la rápida aceptación de César Salinas, presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), parece una broma de mal gusto. Ojalá no lo sea, pero cuesta creer conociendo a los protagonistas de esta escena que parece ser de ficción y enigma.
Claure es el dueño de Baisa SRL, que administra Bolívar, y en los últimos meses se quejó del déficit que tiene el club, incluso amenazó con salirse de la sociedad porque no le da réditos. También le sigue reclamando los 250 mil dólares que la FBF debería pagarle al Celeste por su clasificación a la Copa Sudamericana que no jugó en 2018.
Sin embargo, este hombre que se queja por cuentas deficitarias y deudas, de pronto ofrece el VAR y en forma gratuita. De paso el ofrecimiento le hace a su 'deudor'. Algo hay en el trasfondo. No lo sabemos, pero el tiempo se encargará de develarlo.
Si es una jugadita maléfica, Salinas ya pisó el palito. Uno de sus detractores le lanzó el anzuelo y él picó. Una vergüenza que un dirigente serio trate de consolidar el VAR en Bolivia a través de las redes sociales con mensajes de ida y vuelta en el Twitter.
Hasta el último capítulo de esta serie Claure no le dijo ni "sí" ni "no" a Salinas. Y si no hay conformidad de los dos lados, estos anuncios serán solo eso, anuncios.
Para comenzar, instalar el VAR cuesta por lo menos 800 mil dólares. ¿Lo pagará Claure? Creemos que no, sin antes cobrar los 250 mil dólares que le deben a Bolívar. Y su aplicación y mantenimiento cuesta mucho más. ¿Eso pagará Salinas, la Federación, los clubes, los árbitros, los jugadores...? Salinas toma alegremente el ofrecimiento.

Antes de meternos con el VAR, se debería mejorar el referato, porque si instalamos el videoarbitraje le daremos una moto a alguien que está aprendiendo a caminar.