Bolivianos en Argentina le gritan a De Mesa “asesino” y le dan limosna

Carlos de Mesa evita recibir el dinero. Un ciudadano boliviano le reclama los muertos en El Alto. Seguridad de Carlos de Mesa sacó a empujones a la gente.
Fotos: Lizeth Callisaya

 

G.P.B. / Cambio - Edición Impresa ​

El candidato por Comunidad Ciudadana (CC), Carlos de Mesa Gisbert, al final de una conferencia en la sede del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), en Buenos Aires, fue increpado por ciudadanos bolivianos que le gritaron “asesino” e intentaron  darle limosna.

Esta actitud desconcertó a las personas que organizaron la conferencia, así como al candidato presidencial por CC, quien con una simulada sonrisa intentó evadir los gritos y alusiones contra él. Eso descontroló al equipo de seguridad que lo protegía, pues no supo qué hacer para evitar que la gente se aproxime.  

La recriminación contra el candidato estaba vinculada a su participación en el gobierno del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada, de quien fue vicepresidente en el período 2002-2003, y luego asumió la presidencia tras la huida de Goni a Estados Unidos durante la convulsión social y los asesinatos que se registraron en la ciudad de El Alto.

Al menos 67 muertos y 400 personas heridas fue el resultado de ese sangriento hecho que se produjo en esa urbe cuando los vecinos salieron a defender los recursos naturales y evitaron que el gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) exporte gas boliviano a Estados Unidos a través de puertos de Chile.

El sentimiento de muchos bolivianos se reflejó en instalaciones del CARI en Buenos Aires, donde se observó —a través de videos publicados en las redes sociales, como Facebook o WhatsApp— cómo los connacionales, con carteles en mano, interpelaron al periodista e historiador boliviano sobre su pasado cuando fue vicepresidente y luego presidente de la República de Bolivia.

En las imágenes también se puede ver que cerca de 25 personas escucharon la disertación del candidato de CC.

Después de la exposición, muchos de los asistentes sacaron sus pancartas y se abalanzaron al candidato para hacer escuchar su voz de censura a sus acciones cuando fue autoridad de Gobierno.

Le dan limosna y le gritan “asesino”

Uno de esos videos pertenece a la periodista Lizeth Callisaya, en cuyas imágenes se observa cómo el residente boliviano Gonzalo Albino, con un billete de 10 pesos argentinos en mano, le grita a De Mesa: “¡Tome su limosna!”, “¡tome su limosna, llévese!”, en alusión al pedido de ayuda monetaria que hizo a los organismos económicos internacionales durante su gobierno. El candidato lo ignoró y, escoltado con una policía del gobierno de esa ciudad y organizadores del evento, se retiró del salón.

“Es una reacción personal y del pueblo, que le respondemos a sus apreciaciones y discursos. La mayoría de los bolivianos que vivimos acá escapamos de los proyectos neoliberales que él tuvo con Gonzalo Sánchez de Lozada y no vamos a permitir que venga a vendernos humo”, argumentó Albino, de acuerdo con la publicación que difundió Los Tiempos a través de su portal digital.

En marzo de 2005, cuando De Mesa anunció que iba a renunciar a la presidencia, dijo: “Sabe, señor, señora maestra, le estoy pagando la plata, una parte de su salario, de la limosna internacional que recibo porque extiendo la mano”.

En medio del tumulto aparece otro connacional, quien demanda ser escuchado y exclama a pesar de los empujones: “Esta es la democracia de Carlos de Mesa… Esta es la democracia por la fuerza” y luego es arrinconado para evitar que se aproxime al candidato boliviano.

A pesar de los empellones, logra decir: “Los bolivianos jamás se olvidarán de todos los muertos en El Alto (octubre 2003)”, resultado de la sublevación de los vecinos de esa urbe que salieron a protestar contra la política que pretendía llevar adelante el entonces presidente de la República, Gonzalo Sánchez de Lozada, para exportar gas a través de puertos chilenos.

Sin embargo, en el video se ve su persistencia y le recuerda al candidato de CC las 67 personas que “fueron asesinadas en El Alto”. Una tercera persona destaca en las imágenes, quien afirma que en sus manos perdió la vida un vecino suyo durante las luctuosas jornadas de octubre de 2003.

“Soy testigo de cómo Carlos de Mesa mandó a asesinar a mi vecino, que murió en mis manos… Invitaron a un asesino, Carlos Mesa es un asesino…”; luego fue reprendido por una mujer que le pidió que no haga esas acusaciones.

El candidato de CC atendió una invitación del CARI y enfatizó en su discurso lo positivo del encuentro, al que consideró “una gran experiencia de patria y de ciudadanía”, pues pudo compartir con compatriotas que radican en el vecino país. “Gracias por la calidez y el afecto, pero sobre todo por la energía con que demandan #DemocraciaEnBolivia y respeto a sus derechos como #migrantes”, escribió en su cuenta de Twitter.

En su exposición, que duró 45 minutos, el postulante de CC cuestionó la gestión del Gobierno pero reconoció que Morales es el primer indígena que llegó al Ejecutivo a través del voto ciudadano.

El miércoles visitó el barrio de Liniers, donde vive una parte de la población migrante boliviana y allí desarrolla sus fuentes de trabajo, como restaurantes, verdulerías o quioscos.

Borda: El pueblo no olvida la masacre de El Alto 

El presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, dijo que la población no olvidará que Carlos de Mesa fue copartícipe en la masacre de El Alto, en octubre de 2003.

“En la memoria colectiva del pueblo boliviano están las actitudes que asumió De Mesa siendo cogobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, quien fue artífice de un proceso de devastación de nuestras empresas nacionales, además de ser copartícipe en la masacre de miles de ciudadanos que salieron a las calles en defensa de los recursos naturales (octubre de 2003)”, afirmó.

En su criterio, esas páginas de la historia están en la memoria del pueblo.

Sostuvo que como consecuencia de las políticas neoliberales y de enajenación de las empresas estatales, miles de bolivianos fueron forzados a salir del país para buscar mejores condiciones de vida.

“Esa gente radica en Argentina por culpa de esa política neoliberal que implementaron los gobiernos de Sánchez de Lozada y Carlos de Mesa”, apuntó Borda.

El senador demócrata y candidato a la vicepresidencia por la alianza Bolivia dice No, Edwin Rodríguez, aseveró que el exmandatario representa el pasado y así lo entiende los ciudadanos.

“Nuestra campaña es de manera directa, en conversatorios. Detectamos que la gente quiere candidatos nuevos, por eso pide que no retornen los del pasado (Carlos de Mesa); sabemos cómo gobiernan y cómo actúan”, señaló.

Torrico: Candidato de CC es causante de la migración de miles de bolivianos 

El asambleísta departamental por La Paz Gustavo Torrico manifestó que Carlos de Mesa provocó la migración de miles de bolivianos por la forma de conducir la política económica junto al entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, y por eso dijo que no puede presentarse en Buenos Aires, Argentina, como el buen tipo que no hizo nada.

“Si has sido uno de los principales actores políticos para que el ciudadano boliviano migre a la Argentina, ¿qué le vas a decir? ¿Discúlpeme?...”, afirmó Torrico.

En su lectura política, el accionar del candidato de Comunidad Ciudadana se enmarca en un show mediático para hacer creer que se reúne con multitudes, “cuando la gente en realidad no pasa de la treintena”, aseveró.

Consideró que como en todas partes, no falta gente que comulga con las ideas del historiador y promueve su candidatura rumbo a los comicios generales que se prevé se desarrollen en octubre.

“Sostengo que su viaje a la Argentina es para el registro de la prensa, en especial de los medios de comunicación que apoyan su postulación y espera que saquen en grandes titulares la visita que realizó al vecino país”, sostuvo.

Aseguró que eso es parte de la actividad democrática, pero aclaró que lo importante en estas demostraciones es la capacidad que tiene un candidato de ir a un lugar para ofrecer propuestas programáticas, políticas y económicas.

“No hay que ir donde el vecino a decirle lo que vas a hacer. Aquí adentro (en Bolivia) es la cosa, propongan, y dígame don Carlos de Mesa, qué hará con los bonos, si tiene que quitármelo, hágalo y no se mariconee”, manifestó.

El aspirante a la presidencia por la alianza Comunidad Ciudadana (CC) participó en días pasados en una conferencia en la Sede del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) de la capital bonaerense, además de visitar algunos barrios, en especial el de Liniers, donde vive y trabaja una gran parte de la comunidad boliviana.