Hace falta una reingeniería en el fútbol boliviano

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

Hace falta una reingeniería en el fútbol boliviano

Ya es recurrente este tema, pero vemos que es imperativo volver a tocarlo y con insistencia. Si no abrimos los ojos y no salimos de la burbuja en la que estamos, nuestro fútbol seguirá teniendo frustraciones y fracasos en la competición internacional.
El balompié boliviano tiene bajo nivel, y desde hace rato. No es casualidad que a los representantes en las copas de la Conmebol les vaya mal. Y lo peor, los eliminados vuelven a casa y 'reinan' en el torneo local.
Casualmente, los equipos nacionales más ganadores, Bolívar y The Strongest, fueron los primeros eliminados este año. De paso, ambos no llegaron a clasificarse a la fase de grupos, sino a la instancia previa. Hay que empezar por ahí para entender la poca expectativa que tenían en la Libertadores.
Los que sí están en grupos, Wilstermann y San José, tuvieron un inicio magro. El Rojo empató en casa con Boca Juniors y el otro cayó en Oruro frente al Flamengo. Nada sería el resultado, los rivales mostraron jerarquía en su juego y un nivel superior.
Las diferencias no solo pasan por la parte física, sino también técnica, táctica y estratégica. Mientras vemos a los nuestros a ratos correr detrás del balón y sobre el final cansarse, el contrario sabe qué hacer en cancha, tiene buen posicionamiento, orden, eficacia y seguridad en su juego ofensivo.
Hay que ver si ambos se recuperan en los siguientes partidos, pero el panorama se presenta complicado, muy complicado.
En la Sudamericana ya fue eliminado Guabirá y el que pasó, raspando, fue Royal Pari. Harán recién su debut Oriente Petrolero y Nacional Potosí. Esta copa tiene menor nivel competitivo que la Libertadores, hay que admitirlo sin que nadie se enoje.
El fútbol boliviano, la Federación y los clubes tienen que hacer una reingeniería. Hay que plantearse un cambio profundo y afrontarlo. Sino, seguiremos igual.