Blooming destroza a un Tigre sin garra

José Carrasco, de Blooming, deja en el camino a Henry Vaca, de The Strongest, anoche en el Tahuichi Aguilera.
APG

La Paz / Cambio
The Strongest fue ayer por un triunfo a Santa Cruz para llegar al clásico paceño en igualdad de puntos que su rival, pero se vio claramente superado por Blooming, que cada vez juega mejor.
El equipo de Erwin Sánchez venció 2-0 y humilló al rival con toque fino y preciso, que invitó a la hinchada a corear "¡olé, olé!".
Solo al principio el Tigre intentó jugar de igual a igual, pero le faltó claridad en el medio y en ataque.
Blooming, en cambio, fue veloz y destrozó con los cambios de frente y pases verticales a la defensa rival.
Ya a los 14 minutos Rafael Mollescke inquietó a Daniel Vaca con un remate alto.
Y no tardó mucho en llegar al gol. A los 22', Rafael Barros tomó un balón en el área y con un remate alto anotó. La pelota tocó en el travesaño y luego se introdujo en el arco gualdinegro.
El plantel paceño trató de hacer su fútbol, pero se debilitó rápido. Sus jugadores estuvieron apagados en ideas.
Mientras el Celeste machacaba con sus llegadas peligrosas, en el otro arco solo al final del primer tiempo (40') Jair Reinoso exigió a Rubén Cordano con un disparo a media altura.
En el complemento, Pablo Escobar introdujo cambios. Con el ingreso de Raúl Castro y Jhasmani Campos intentó fortalecer el medio terreno, pero el local no le dejó y volvió a dominar el juego.
A los 53', Roberto Fernández dibujó solito un hermoso tanto. Entró por izquierda, veloz, con toques cortos. Dejó en el camino a tres defensores y liquidó a Vaca con un remate bajo y cruzado. Lindo gol.
En el Tigre no apareció garra. Es que Blooming le ganó en velocidad y en actitud.
Al Tigre se le viene ahora el clásico paceño. Es la oportunidad de seguir peleando arriba. Está obligado a ganar, si es que quiere mantenerse entre los líderes del torneo.

--

De taquito

Figura descollante
Roberto Fernández fue la figura del partido y de Blooming. Hizo un lindo gol. El jugador tiene solo 19 años, pero juega con la confianza de uno de experiencia. Es volante, pero ayuda en el ataque. "Estoy contento con el gol. El profesor Sánchez me dice que vaya también al ataque y creo que tengo aptitudes también en ese sector. Me están saliendo las cosas", dijo.

Altibajos atigrados
El equipo de Pablo Escobar juega bien un partido y en el siguiente se cae. Le está costando al novel entrenador afianzar las filas, sobre todo cuando juega de visitante. También en la parte anímica está haciendo falta un empujón. Ayer no se vio ni siquiera garra en el grupo. Terminó el partido fulminado.

Blooming está embalado
Nada raro que el Celeste de Erwin Sánchez inquiete en las siguientes fechas a los líderes del torneo. El plantel está jugando bien y su fútbol es claro y convincente. Aparte tiene un plus, hay varios jugadores jóvenes que  están respondiendo a la exigencia. Está embalado.