‘Vice’ asegura Bs 140 millones para obras vecinales en El Alto

Beneficiarios de las casas saludan al Vicepresidente luego de su recorrido por las calles de este distrito alteño.
Foto: Vicepresidencia

 

Redacción Cambio/Edición Impresa
Ante una masiva concentración de vecinos, el vicepresidente Álvaro García Linera entregó ayer 82 viviendas sociales a familias del Distrito 7 de El Alto y aseguró Bs 140 millones para proyectos vecinales que serán ejecutados a través del programa Mi Barrio, Mi Hogar. 

“Vamos a entregar 140 millones de bolivianos para gastar todo este año y mejorar la calidad de vida de nuestros hermanos de los distritos”, anunció el Vicepresidente en su discurso. 
Convocó a los vecinos a debatir sus propuestas de lo que más necesitan en sus barrios, desde enlosetado de calles hasta mejoramiento de parques y canchas. Asimismo, recordó que este año se construirán otros 30 colegios en El Alto. 
Dijo que el Gobierno invierte en el desarrollo de los alteños con varios programas, pese a que esas tareas son de competencia municipal.  
“No voy a acusar a nadie, no quiero pelearme con nadie, pero quiero que los vecinos sepan: cada año el presidente Evo, aparte del programa Evo Cumple, del gas, del dinero para hacer casas, calles, deja a la Alcaldía Bs 800 millones. Y yo no estoy viendo que se ejecuten”, manifestó. 
82 familias con casa propia 
En el acto, García Linera entregó 82 casas que se construyeron con una inversión de Bs 3,3 millones en dos fases. 
En la primera etapa se beneficiaron 53 familias de las zonas de 21 de Octubre B, 6 de Marzo A, 6 de Marzo B, Chaiña, Julián Apaza II y en Miraflores San Roque, donde se invirtieron Bs 1,9 millones, según datos oficiales.
Para la segunda etapa se edificaron 29 viviendas en los barrios 31 de Enero, 6 de Marzo A, 6 de Marzo B y Lagunas 2000, donde se ejecutaron Bs 1,4 millones.  Las casas tienen una superficie entre 32,51 y 47,38 metros cuadrados. Cuentan con dormitorios, cocina y baño, además de todos los servicios básicos. 
Los beneficiarios son madres y padres solteros, personas con discapacidad y adultos mayores
“Con el presidente Evo Morales hasta el 2020 queremos hacer otras 100 mil casas, y aquí en El Alto queremos hacer miles (...). Mis hermanos me pidieron que no sean las únicas casas, no; vamos a hacer miles en El Alto, vamos a seguir construyendo, silenciosamente iremos mejorando”, afirmó García Linera. 
A su turno, el secretario general de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto, Francisco Quispe, recordó que el Gobierno trabajó más en la urbe alteña que las autoridades municipales. 
“Aquí hubo obras como servicios básicos con más de 40 millones de bolivianos de inversión, así como proyectos viales. Esto era competencia del municipio, pero la señora Alcaldesa se ha olvidado de hacer obras en la ciudad, y nos preguntamos dónde estarán sus jach’a obras, nadie va a encontrar, y por eso los alteños decimos que tiene que alistar sus maletas para irse”, expresó el dirigente. 
En ese contexto, el presidente de la Urbanización 6 de Marzo A, Mario Ojeda, dijo que su lucha es constante para que continúen las obras que ejecuta el Gobierno nacional en esa urbe. “Nosotros siempre luchamos por el Proceso de Cambio y nos declaramos en emergencia para defenderlo”, manifestó. 

Gobiernos que mataron en 2003 quieren regresar

El vicepresidente Álvaro García Linera pidió a los vecinos alteños reflexionar para impedir que retornen los personajes que en 2003 provocaron una matanza en El Alto y ahora quieren eliminar los bonos, como el Juancito Pinto, Juana Azurduy y la Renta Dignidad para adultos mayores. 
“Tengo la preocupación, vecinos, de que esos que provocaron la muerte de alteños, 70 alteños, entre ellos madres, hijos (...) quieren regresar”, expresó García Linera. “Pido a mis dirigentes del Distrito 7 que debatan eso: ¿Qué vamos a hacer para impedir que se acaben los bonos, las rentas, para que no nos quiten el gas, que la niña siga teniendo su Juancito Pinto?”, añadió la autoridad. 
En ese contexto, recordó que esos gobiernos nunca se ocuparon del desarrollo alteño. “Cuando ustedes nacían, en El Alto no había gas, ni avenidas, ni colegios, ni casas. Era una ciudad de quinta categoría, solo venían a El Alto a matar a sus papás, mamás y a sus tíos, pero con el Presidente se está convirtiendo en una ciudad de primera”, manifestó. 
“Vivimos una catástrofe por el gas causada por el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos de Mesa como vicepresidente. El Alto no era seguro, había matanzas”, relató un estudiante.