Argentina busca vencer la crisis económica con lluvia de dólares

Foto: Archivo
El frontis del Banco Central de la República de Argentina.

 

CLARÍN / FINANCIERO

Guido Sandleris se comprometió ante la Casa Rosada a aplicar un plan contra el dólar y a extremar medidas para evitar subas abruptas del billete. Ya había ocurrido hace un par de semanas cuando hubo otra “mini corrida”. Pero en las últimas horas, el BCRA volvió a comprometerse con el máximo poder político. Fue después de la caliente jornada cuando el billete alcanzó el récord en la “era” Macri.

Paquete económico

El paquete incluye más “sobredosis” monetaria. Ya hubo otro aumento de la tasa. En el BCRA confirmaron anoche: “La suba seguirá todo lo que haga falta.” El operativo contra el dólar incluye intervención en el mercado futuro del billete y una promesa audaz al Presidente: que en las próximas semanas habrá una “lluvia de dólares” para tranquilizar al enloquecido mercado.

Sandleris prometió ingresos de divisas por la cosecha y por el acuerdo con el FMI. Esta semana siguieron las negociaciones con Washington. Clarín también confirmó que Sandleris tiene decidido anunciar a la brevedad modificaciones en la banda cambiaria.

Por sugerencia de Roberto Cardarelli del FMI, el BCRA reducirá el ritmo de aumento de la banda. Anunciará que el ajuste del dólar oficial estará por debajo del 2% a partir de abril. Sería del 1,75% por mes. Cardarelli sugirió la medida, porque el Fondo cree que existe una descoordinación grave entre la política monetaria y cambiaria del BCRA, y que esa contradicción tuvo un efecto nocivo: mayor expectativa inflacionaria e inquietud cambiaria.

Plan agresivo

Según el BCRA, la decisión formará parte del plan contra el dólar para tranquilizar el billete. La medida busca un doble efecto político.

Primero, tratar de bloquear la creciente expectativa inflacionaria que hay en la Argentina. Para el FMI, el alto ritmo de ajuste de la tablita generó indexación. Ya se proyecta un 32%. Pero también busca otro efecto: que el mercado se convenza de que el dólar no se va a escapar, y por eso el ajuste de la banda será menor desde abril. La ortodoxa receta de Sandleris recrea incentivos para la bicicleta financiera: más tasa y un supuesto dólar más estable. 

El titular de la autoridad monetaria comunicó sus decisiones a la jefatura de gabinete y a la propia Quinta de Olivos. 

Mauricio Macri y su equipo íntimo monitorean a diario el mercado del dólar. Después de la pésima experiencia con Federico Sturzenegger y Luis Caputo, relativizan la independencia del BCRA. Macri tiene en juego la reelección.

Marcos Peña y Nicolás Dujovne le sugirieron a Sandleris que actúe rápido contra el dólar. 

La inestabilidad del billete genera inflación, pero es letal para el plan político del Presidente. 

Voceros del Fondo confirmaron a Clarín que el martes Dujovne mantuvo una comunicación con la cúpula del FMI. 

Habría hablado con David Lipton, vice del FMI y el influyente hombre que el Tesoro de los Estados Unidos colocó para que maneje el Fondo. 

En Washington se insiste en la posibilidad de que Argentina utilice el dinero del Fondo para intervenir en el mercado cambiario. 

El dato es clave para los mercados: hasta ahora no está claro, y la Casa Rosada tiene límites para usar el dinero del FMI para influir en el mercado de cambios. 

De acuerdo con el diario especializado Ámbito Financiero, el aumento del dólar con relación al peso se dio por diversos factores, tanto internos como externos. Entre estos se destacan la puja política y económica en torno a las tarifas de servicios públicos, la puesta en marcha del impuesto a la renta financiera, el incremento de tasas en EEUU y una mayor apreciación del dólar en el mundo. 

Martín Kalos, economista y profesor, remarcó en comunicación telefónica que a esto se le suma “un componente más estructural” referido al modelo económico que está impulsando el Gobierno argentino y que “implicó desde el comienzo una desregulación importante del mercado financiero”. Es por eso que salidas de divisas como las de las últimas semanas “pueden ser realmente cuantiosas, generando riesgos y volatilidades importantes en la economía”.

Por su parte, el sociólogo e investigador Rolando García dijo que la actual situación es de “mayor fragilidad económica que la que existía previamente a la corrida cambiaria”.