Bolivia proyecta crecer un 4,5% este año y ser la mejor economía de Sudamérica

Foto: Jorge Mamani
El ministro de Economía, Luis Arce, explica el comportamiento financiero para este año.

 

Freddy Grover Choque C. / Cambio

El ministro de Economía, Luis Arce, informó que la inversión pública será el motor y la base del desarrollo económico boliviano en 2019, que proyecta un crecimiento del 4,5% y una inflación del 4%.

La autoridad, durante la presentación y firma del Programa Fiscal Financiero 2019, suscrito entre el Ministerio de Economía y el Banco Central de Bolivia (BCB), aseveró que el país será nuevamente la región de mayor crecimiento económico en Sudamérica debido a la fortaleza y solvencia financiera que se tiene.

Detalló que el crecimiento estimado tendrá su impulso en la inversión pública (6,9%), restaurantes y hoteles (5,6%), agricultura (5,4%), inmuebles y servicios a empresas (5,2%), industrias manufactureras (5,1%), construcción y obras públicas (5%), comercio (4,5%), entre otros sectores.

Explicó que la inversión pública será de $us 5.323 millones y el tipo de cambio del dólar se mantendrá estable. Dijo que las reservas internacionales netas —que hasta diciembre registraron $us 8.946 millones— se reducirán en $us 1.200 millones para proyectos de infraestructura.

El ministro Arce señaló que este año, esa inversión se convertirá en uno de los principales motores del crecimiento económico nacional porque el 70% proviene de recursos internos y sólo un 30% significa endeudamiento externo.

A ello, el presidente del BCB, Pablo Ramos, mencionó que la deuda externa del país cerró 2018 en $us 10.180 millones, que representan el 24,9% del Producto Interno Bruto (PIB). Explicó que en 2005, dicha deuda era de $us 5.000 millones, que significaban más del 50% del PIB, que bordeaba apenas los $us 9.000 millones.

Según Ramos, para la Comunidad Andina (CAN), la deuda externa de un país es considerada manejable cuando no sobrepasa el límite referencial del 50% de su PIB, por lo que el Estado boliviano tiene un endeudamiento manejable y la más baja de la región.