Abaroa, el sol de gloria rememora al héroe del Topáter

Foto: Take One Movies
Los actores que encarnan a Eduardo Abaroa y Ladislao Cabrera.

 

Víctor Hugo Chambi O. / Cambio

uchos conocemos la historia de la Batalla de Calama del 23 de marzo de 1879, pero no sabemos a cabalidad cómo era la vida de Eduardo Abaroa, el principal héroe de la defensa del puente Topáter.

Por ello, la productora Take One Movies realizó la película Abaroa, el sol de gloria.

Omar Terrazas, productor de la obra cinematográfica, detalló que “la película trata sobre Eduardo Abaroa, sobre la vida de nuestro héroe. Se rumoreó mucho acerca de él, sobre si tenía intereses o le afectaban intereses económicos (por la invasión chilena), pero no es así; es un hombre que dejó atrás todo, incluso a su familia por un bien mayor, que es la patria”.

Terrazas señaló que la historia de la defensa de Calama es parte de la historia nacional muy bien conocida por los bolivianos, pero desconocida en cuanto a la calidad de gente que era Abaroa. “Ahora queremos valorizarlo realmente como un héroe y ver que todos nosotros tenemos un poquito de Eduardo Abaroa”.

Uno de los objetivos que tiene el filme es inculcar nuevos valores. “Que cada uno de nosotros sea un poquito héroe cada día, un mejor padre, mejor esposo, mejor vecino, mejor ser humano”, puntualizó Terrazas.

Esa visión fue complementada por el director de la producción nacional, Camilo Maldonado, para quien Abaroa, el sol de gloria busca “mostrar valores positivos, ejemplos de vida que valgan la pena imitar, luchar contra la corrupción, mostrar alternativas de vida honestas, luchar contra el egoísmo y también contra la viveza criolla que tanto daño nos está haciendo a los bolivianos”.

Invitó a que la población pase por las salas de cine, a partir del 21 de marzo, para observar la producción. “Comprar esa entrada en el cine es decirle a los artistas bolivianos: ‘Yo creo en ti, yo te apoyo’. Por nuestra parte, Abaroa es la forma de decir que creemos en el arte y el talento boliviano”.

La producción

La película Abaroa, el sol de la gloria fue filmada en la población de Tarata, Cochabamba, con más precisión en la hacienda de la familia Canelas durante un mes, detalló Vania Balderrama, productora ejecutiva.

En octubre de 2018 comenzó el proyecto, que poco a poco fue tomando forma con la participación de un grupo de nuevos talentos del séptimo arte, entre ellos, Gabriel Palenque, que tiene el rol protagónico, acompañado de Roberto Gallardo, en el papel de Ladislao Cabrera, los dos personajes importantes de aquella heroica defensa.

“Se está mostrando el lado más humano de Abaroa, un padre abnegado, un buena amigo y un luchador con un gran amor a la patria”, dijo Balderrama.

En el filme participaron también Edwin Fiorilo, Sergio Jaldín y un selecto grupo de actores y 40 extras, además de otras 16 personas del equipo de producción.

El 1 de febrero se presentó el tráiler del filme, en una conferencia de prensa realizada en el hall de la Gobernación de Cochabamba.

En esa oportunidad, Terrazas indicó: “Este proyecto nace como un sueño que fue pensado hace mucho tiempo. Cuando fue consultado con algunas personas cercanas significaba algo interesante, pero no auguraba mucho éxito porque hacer historia en nuestro medio es un hobby demasiado caro”.

Además, precisa que en la cinta cinematográfica no se analizan los aspectos políticos de la invasión y posterior Guerra del Pacífico o la pérdida del mar. “Lo que hacemos es analizar al hombre, al esposo, al padre que deja a su familia y su hogar para derramar su sangre por un bien mayor: la patria”.

Palenque, que encarna al héroe boliviano, señaló que durante las largas horas de trabajo en el rodaje hubo una magia que se pudo plasmar. Desde el momento que se decía ‘acción’ uno daba todo de sí para mostrar una imagen del héroe”, manifestó.

Abaroa, el sol de gloria podrá ser vista por el público nacional en las salas de cine de las capitales de departamento a partir del 21 de marzo, dos días antes de recordar el Día del Mar, fecha que conmemora la defensa realizada por los bolivianos en Calama. “Esto es Bolivia, yo soy boliviano y aquí me quedo”, dijo Abaroa hace casi ya 140 años.