En Santa Cruz se implementa el nuevo modelo de gestión fiscal

Ramiro Guerrero inspecciona las oficinas del Ministerio Público del departamento de Santa Cruz.
Fiscalía General

El Ministerio Público de Santa Cruz desde ayer puso en marcha el nuevo modelo de gestión fiscal corporativo, que tiene el objetivo de mejorar la tramitación y el procesamiento de los casos con oportunidad, calidad y eficiencia.
“Nuestro objetivo es contribuir a mejorar el ejercicio de la acción penal pública en la tramitación y procesamiento de los casos, con calidad, efectividad y oportunidad”, manifestó el fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero.
Señaló que a partir de este nuevo sistema de atención a los litigantes es que desde el Ministerio Público se dé la certeza de que están para proteger, para dar seguridad, servir e impartir justicia priorizando a los sectores más vulnerables de la sociedad.
En ese contexto, recomendó a los fiscales del departamento de Santa Cruz atender con cordialidad a la ciudadanía y sin cobrar, porque la atención en esa instancia del Órgano Judicial es gratuita. “Por tanto, el trabajo debe ser con honestidad, de servicio a la sociedad. No quiero cobros al mundo litigante”, precisó.
Explicó que el nuevo modelo está destinado a concretar un trabajo coordinado y conjunto entre todos los que forman parte del Ministerio Público, dejando de lado la actuación personal de cada fiscal.
“Damos este salto cualitativo con el nuevo modelo que pasa por las unidades de análisis que tienen que estudiar cada uno de los casos que llegan al Ministerio Público, porque muchos de ellos tienen carácter civil y social, que se penalizan”, manifestó.
Desde que Guerrero asumió como fiscal general del Estado las instalaciones de los ministerios públicos departamentales fueron refaccionadas y adecuadas con plataformas inteligentes y amigables para la atención de la gente.
La Fiscalía Corporativa deja de lado la figura en la que el fiscal se asumía como dueño de un caso, ahora se da paso a un criterio colectivo, conjunto, con dos, tres o cuatro fiscales en cada área.