Gobierno de Brasil privatizará o liquidará unas 150 empresas

El mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro.
Foto: AFP

 

Agencias - Brasil / Edición Impresa ​

El ministro de Infraestructura de Brasil, Tarcísio de Freitas, informó ayer que el presidente Jair Bolsonaro privatizará o liquidará al menos 150 empresas pertenecientes al Estado. 

“Obviamente, no estamos hablando sólo de privatizaciones, sino también de liquidaciones de empresas que no tienen tanto sentido”, destacó.

De Freitas puntualizó que se trata de empresas que, según su criterio, carecen de importancia dentro de la economía brasileña y que serán eliminadas paulatinamente en proyección al 2022.

Asimismo, no ofreció detalles sobre cuáles serán las empresas incluidas en la privatización, pero están vinculadas a las áreas de puertos, aeropuertos, ferrocarriles y carreteras. 

“Tenemos que ver todos los trechos de carreteras que tengan posibilidad de ser explotados comercialmente y pasarlos a manos de la iniciativa privada mediante concesiones, privatizaciones o sociedades mixtas”, destacó De Freitas.

El propio Bolsonaro ya anticipó su intención de aprovechar esos planes y calculó que pudieran servir para captar inversiones, tanto nacionales como extranjeras, por el orden de los 7.000 millones de reales (unos 1.876 millones de dólares) este mismo año.

Desiste de base militar de EEUU

Jair Bolsonaro desistió de su idea de instalar una base militar de Estados Unidos en territorio nacional durante su mandato, informó el diario Folha de Sao Paulo.

Según la publicación, el político de extrema derecha hizo llegar su arrepentimiento a los comandantes militares y oficiales generales de la cúpula de las Fuerzas Armadas. El mensaje lo transmitió el ministro de Defensa, general Fernando Azevedo e Silva.

El cotidiano indica que el gobernante “citó la posibilidad de la instalación de una base de Estados Unidos, país con el que viene enlazando una aproximación agresiva desde que fue electo, durante una entrevista con el SBT (Servicio Brasileño de Televisión) la semana pasada”.

El reportaje de Folha refiere que la propuesta de Bolsonaro “tomó a los militares de sorpresa, aún más venida de un egresado de las filas del Ejército conocido por la retórica nacionalista”.

De acuerdo con el periódico, “el alto comando del Ejército, centro de gravedad del poder militar brasileño, expresó su descontento en conversaciones de sus miembros”, los generales de cuatro estrellas, tope de la jerarquía.

Desde que asumió el poder, Bolsonaro dio un brusco cambio a la política exterior brasileña, en armonía con la administración del presidente Donald Trump.