Pazña, el pueblo que ostenta la imagen en piedra del Señor Jesús del Gran Poder

Jorge Mamani
El altar principal de la iglesia colonial del cantón Urmiri.

Melina Valencia Achá

El municipio Pazña fue creado el 6 de enero de 1961, sin embargo su capital y las comunidades que la conforman ostentan en la actualidad edificaciones que datan del siglo XVII y vestigios de sus principales actividades que la caracterizan, como el forraje, la agroganadería y la minería.

Era el centro de abastecimiento de alimentos y sitio de descanso para los viajeros, chasquis y protomártires que luchaban contra la Colonia, por lo que sus pobladores aseguran que Simón Bolívar estuvo en esa región.

Pazña, del vocablo en quechua pazaña (paso), se encuentra sobre la carretera Panamericana, a 80 kilómetros de la ciudad de Oruro y a 20 kilómetros de la población de Challapata. Se la conoce principalmente por los balnearios de aguas termales de Urmiri y sus famosos rellenos de papa que se venden en la tranca de la vía caminera.

Con el pasar del tiempo, la población fue bendecida en 1929 al encontrar la imagen del Señor Jesús del Gran Poder, en una piedra del cerro Torre Jake, donde se construyó una iglesia.

“Fue un milagro”, expresa Rolando Heredia, presidente de la Asociación de Agricultores del Altiplano de Pazña. La imagen del patrono fue vista por primera vez por dos niños que salieron a cazar y en el camino se encontraron con una paloma blanca que volaba sobre el rostro del Señor Jesús del Gran Poder. Fue el vecino Higinio Heredia quien impulsó la construcción de un templo sobre la imagen, luego de que soñara con Jesús y éste le dijera: “Has mi casa y yo te alojaré en ella”. Inmediatamente convocó a la población para edificar la iglesia, que se
concluyó en 1930. Un sacerdote hizo la bendición y celebró una misa, pero a la conclusión de ésta, Higinio falleció al llegar a su casa, “entonces se cumplió lo que el señor le había dicho en el sueño”. Por ello sus restos fueron enterrados al pie de la imagen del santo patrono.

“La imagen está petrificada en roca viva, solo se barnizó la piedra, solo la iglesia fue refaccionada”, relata Heredia. La fiesta en Pazña se realiza cada 13 de septiembre, fecha en la que llegan incluso devotos desde Perú para participar en actividades patronales que duran hasta tres días, donde grupos folklóricos bailan morenada, caporales, diablada y otros en honor al patrono.

La imagen tiene una corona y adornos que le entregan los devotos, las flores artificiales predominan en el altar principal. La fe de los pazneños es intensa, pues Jesús del Gran Poder les ha cumplido con todos sus pedidos, pero también los ha castigado.

Los pobladores relatan que en 1965, dos jóvenes pintaron nubes y estrellas alrededor de la imagen, el hecho fue advertido por la encargada de ese entonces, la señora Martha Ríos quien toco las campanas para convocar a todos los habitantes. En la tarde un huracán se apoderó de la población, nadie quería limpiar, hasta que obligaron al alcalde a que lo haga, que con temor a que desaparezca la imagen realizó el trabajo. Al día siguiente, el rostro apareció con mayor nitidez y los jóvenes que cometieron la travesura fallecieron.

El paso de Simón Bolívar por el tambo
Cerca de la iglesia se encuentra el antiguo tambo, ya derruido por el tiempo, que fue el paso obligado de los chasquis, mensajeros y viajeros que se dirigían a Argentina y Chile. Estas construcciones estaban adecuadas para el descanso que muchas veces duraba hasta un mes, principalmente de las tropas de combate.

“Se dice que hasta Simón Bolívar habría descansado acá, Antonio José de Sucre, Jorge Oblitas y otros personajes”, asegura Heredia.

FORRAJE Y MINERÍA
Uno de los potenciales del municipio es la producción de forraje. Esa tradición se refleja en los tractores que forman parte de los monumentos que se encuentran en la plaza principal, así como en la población Urmiri.

Las máquinas agrícolas llegaron a partir de 1920, una de éstas, denominada oruga, de origen inglés, está en la plaza. “Era una máquina lenta, servía exclusivamente para el roturado de la tierra”, señala el presidente de los agricultores.

Añade que Pazña era el principal proveedor de hortalizas a las minas del Consejo Central Sur, conformado por Tatasi, Pulacayo, Tasna, Siete Suyos, entre otros. Antes las tierras pertenecían a los hacendados que poseían entre 400 y 1.000 hectáreas de tierras.

Pese a la contaminación de los ríos por la actividad minera, la actividad forrajera (alfalfa, avena y cebada) continúa siendo el más importante del departamento de Oruro. Existen más de 1.600 hectáreas de alfalfa, 600 de cebada y 200 de avena. Entre diciembre y enero se envía a Santa Cruz y La Paz, y en los últimos años se han consolidado nuevos mercados, como Sucre y Yacuiba.

“Técnicos chilenos destacaron la alfalfa por nuestras tierras salitrosas, por ello dicen que es la mejor a escala nacional y departamental”, asegura Heredia, que tiene 20 hectáreas para la producción de forraje y su principal mercado es Santa Cruz.

“Mis abuelos eran agricultores, mis padres también, tengo el orgullo de haber nacido en Pazña, nos hemos dedicado a la ganadería y forraje. Tenemos los mejores ganados, los que producen hasta 4.000 litros por día”, dice el agricultor.

Para la región lo más importante son los proyectos de riego que actualmente se impulsan a través de los programas MiAgua y MiRiego, que ejecuta el Gobierno. El alcalde de Pazña, Diony Achacollo Velásquez, asegura que muy pronto se entregará una represa, en la que se invirtieron 14.000 millones de bolivianos. “Con el presidente Evo Morales estamos ejecutando varios programas”, dijo.

El Alcalde es de la comunidad Peñas, donde se inscribe la historia del primer ejercito indígena dirigido por Juan Lero y su aliado estratégico Pablo Zarate Willca, ambos aliados del presidente José Manuel Pando (1899-1904). Pero el municipio también está conformado por los distritos Totora y Avicaya, de actividad minera, y Urmiri, de tradición agroganadera y centro colonial.

“Somos ponchos verdes, un pueblo ejemplo que ha surgido a pesar de los precios bajos de la minería”, añade.

El concejal Eduardo Moya, del distrito minero Totoral, comenta que el estaño es el principal mineral que se extrae en la región, en su comunidad son 250 trabajadores, de ahí extraen aproximadamente 30 toneladas al mes de minerales.

URMIRI, UN PUEBLO COLONIAL
Pasando la tranca, que actualmente es simbólica porque no se cobra peaje, a unos 20 minutos de Pazña, se encuentra la histórica población Urmiri, creada el 16 de octubre de 1903. Allí una iglesia colonial que data de 1798 es una de las principales reliquias. Tiene una torre y cuatro campanas de cobre, su altar principal está bañado en pan de oro y sus paredes aún conservan la pintura original.

Fue saqueada constantemente, los comunarios pocas veces recuperaron los objetos. Por ahora alistan un proyecto para su catalogación y restauración. Primo Peñafiel Herrera, tata corregidor del cantón Urmiri, relata que el templo fue construido al mismo tiempo que el de Paria, en Oruro.

El capillero Felipe, cuidador del templo, cuenta con el apoyo de los pobladores para evitar nuevos saqueos.

“Yo he vivido toda mi vida aquí. Vi pasar a los viajeros, éste había sido el pueblo más antiguo”, dice Aniceto Condori Peñafiel, un poblador que tiene más de 70 años de edad. Peñafiel participó en la refacción del techo del templo, durante esa labor encontró abarcas, cuchillos y otros objetos antiguos que están en resguardo de la población.

Ahora se alista un proyecto de restauración que requiere 8 millones de bolivianos, tiene la esperanza de recuperar el templo, que a futuro pretenden sea un atractivo turístico que les permita lograr ingresos para la población, que solamente consta de 480 habitantes.

En su plaza también yace un reloj perfectamente situado en el centro que con los rayos del sol y la sombra indica la hora. En los alrededores, un molino hidráulico que se cree fue una herramienta milenaria, que se expone a la vista de todos, refleja su tradición en la agricultura desde tiempos milenarios.

Son pocos habitantes, pero con muchos proyectos para su cantón, entre ellos contar con un balneario turístico de alto rendimiento. A cinco kilómetros de la población Urmiri se encuentran las aguas termales, adonde llegan cientos de visitantes durante todo el año, principalmente de delegaciones estudiantiles, para actividades de recreación. Allí existen varias infraestructuras, entre antiguas y modernas, de propiedad de la minera Huanuni.

La actividad es intensa, comenta una comunaria de Urmiri, “en el pueblo los jovencitos ya no están, y no hay nada, tenemos que buscar de qué vivir, por eso vengo a vender aquí”. Tiene un puesto de una variedad de productos que vende durante 40 años, dice que en ese tiempo no vio cambios que beneficien a su pueblo.

Además, cuenta que su abuelo, quien murió cuando tenía 130 años, le hablaba acerca de los beneficios de las aguas termales para el reumatismo y otras enfermedades.

LOS BAÑOS TERMALES
Pazña también tiene aguas termales con infraestructura moderna, hasta allí llegan más de 100 personas por día debido a que se encuentra a un costado de la carretera. Gerardo Torres Jiménez, corregidor de Pazña, relata que los baños datan de 1950 y estaban a cargo de la familia Ceballos y luego de la familia San Antonio. Hace 25 años se iniciaron los trabajos de refacción, la primera fase ya fue concluida, por ello cuenta con cuartos de baño individuales y familiares, además de una piscina olímpica que se llena con las aguas que provienen de vertientes volcánicas a través de canales artificiales.

Los precios para el ingreso son económicos, desde Bs 5, cuenta con un restaurante que ofrece bebidas y variedad de platos para el viajero.

Pazña es la segunda sección municipal de la provincia Poopó del departamento de Oruro. Limita al norte con los municipios El Choro y Villa Poopó, al sur con Challapata, al este con el municipio Antequera y al oeste con el municipio Toledo y el lago Poopó. Tiene como principales ríos al Jaruma, Urmiri y Antequera.

Tiene un clima semiárido y se encuentra a 3.700 msnm. En esa región abunda diversidad de recursos forestales, como la thola, el sauce llorón, paja brava, además de animales característicos como el zorro, la vizcacha, la perdiz, conejos de campo, entre otros.