Cultura prepara obsequios de carnaval para Norton

Jackeline rojas heredia / Cambio
El ministro de Culturas, Marko Machicao, confirmó ayer que el actor Edward Norton recibirá durante su visita una máscara de diablo para recordar el Carnaval de Oruro y una máscara de la chiquitania para revivir su paso por Santa Cruz.
Son los dos obsequios más importantes a los que se sume probablemente un poncho andino de alpaca o vicuña, esto último no se confirmó aún.
Norton, a través de las redes sociales, anunció su deseo de conocer Bolivia y agradeció la invitación realizada por Cervecería Boliviana Nacional, Paceña, y por el Ministerio de Culturas.
El actor tiene además una agenda de actividades privadas, la cual se mantiene en absoluta reserva; sin embargo se sabe que visitará los lugares turísticos más importantes del país.
Perfil Social
El ministro Machicao resaltó que además de ser Norton un actor de filmes de altísima catalogación en el mundo audiovisual, es un activista por los derechos humanos y por las acciones sociales que realiza, destacó ese rasgo a la hora de elegirlo como invitado especial. Edward Norton, protagonista de películas como Historia americana X, El club de la pelea o El ilusionista, fue designado en 2010 por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, como embajador de buena voluntad de las Naciones Unidas para la biodiversidad. “Creo que cada vez hay más personas que relacionan la biodiversidad con el componente humano”, dijo Norton durante una conferencia de prensa en Naciones Unidas en esa ocasión, en la que recordó que los seres humanos solo nos acordamos de la biodiversidad y de la Tierra cuando pasan catástrofes terribles provocadas en gran parte por la mano del hombre. Su condición de embajador de buena voluntad y su anuncio de que visitará lugares de belleza natural, como el parque Madidi, el lago Titicaca y el salar de Uyuni, generaron que muchos activistas realicen collages con la imagen del actor y se pronuncien en la defensa de esas grandes reservas ecológicas de Bolivia, además de promocionar la belleza del país.