Muere una mujer en Riberalta por trifulca con grupos de choque que obligaban a acatar el paro cívico

Familiares de Suleydi Estívariz lloran su muerte y aguardan en la morgue del hospital de la región, para que les entreguen el cuerpo.
Foto: Noti Riber

 

Gabriela Ramos/Cambio Digital

Suleydi Estivariz, de 56 años, falleció hoy en Riberalta, luego que un integrante del grupo de choque del comité cívico la empujó y provocó que a su caída se golpee la cabeza. La mujer salió a defender a un comerciante que era amedrentado para que cierre su tienda y acate el paro cívico convocado para este jueves, informó el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

En conferencia de prensa, Romero indicó que el deceso de Estivariz será investigado por el Ministerio Público. “Hemos pedido un informe a la Policía Boliviana en Riberalta acerca del fallecimiento de una persona producto de las movilizaciones convocadas por el comité cívico”.

 Además reportó que otra persona de la tercera edad sufrió agresiones por parte de personas que obligaban a la población a acatar la medida en el Plan Tres Mil, Santa Cruz.

La autoridad dijo que la muerte de Estívariz se adecúa a la figura de homicidio culposo aunque será la investigación judicial que tendrá que confirmar o descartar esta situación.

De acuerdo al informe de Romero, el grupo de choque que provocó la muerte de la mujer en Riberalta se dio a la tarea de recorrer toda la ciudad a bordo de motocicletas, amedrentando a quienes estaban desarrollando sus actividades con normalidad.

En ese afán el grupo violento atacó la Alcaldía y obligó a esa institución a cerrar sus puertas momentáneamente. También a las personas que realizaban sus trámites.

Posteriormente se dirigieron a mercados y calles comerciales de esa urbe amazónica donde hallaron una tienda de abarrotes que atendía a sus clientes. Los cívicos procedieron a golpear al dueño del comercio para obligarlo a que acate la medida, y en ese momento Suleydi Estivariz se aproximó para defenderlo.

“Cuando estaban golpeando a este comerciante humilde se acerca una vecina a defenderlo, la señora Suleydi Estívariz, confiada en que iban a respetar su edad y su condición de mujer, pero este grupo de choque procede a agredirla, se produce un (empujón)  y la mujer cae y golpea su cabeza”, relató Romero.

Durante la conferencia, la autoridad mostró un video que recoge el testimonio del sobrino de Estívariz, Ronald Tacana, que la auxilió tras sufrir la agresión.

“Yo estaba ahí cerquita y vi que ella cayó por restar discutiendo con un pelao, de ahí yo corrí y la alcé (…) como van a hacer eso los del paro, de estar discutiendo con una mujer y persona mayor todavía”, expresó.

No hay aprehendidos

El Ministro de Gobierno aclaró que producto del paro no se produjo ninguna aprehensión en todo el país y que no hubo acciones de intervención policial a las medidas desplegadas por grupos movilizados.