Evo: El pueblo seguirá derrotando a quienes hicieron daño a Bolivia

El Jefe de Estado, Álvaro García Linera, ministros de Estado y dirigentes sociales, en el TSE.
Foto: Carlos Barrios

 

Gonzalo Pérez Bejar - Cambio / Edición Impresa ​

El pueblo unido derrotará las políticas que hicieron daño a Bolivia, afirmó ayer el presidente del Estado, Evo Morales, luego de inscribir su candidatura y la del vicepresidente Álvaro García Linera en el Tribunal Supremo Electoral (TSE) a las elecciones primarias de binomios presidenciales de 2019.

“Solos Evo y Álvaro, imposible hacer cambios. Pero con la unidad del pueblo hicimos tantos cambios, por eso aprovecho hoy para darles las gracias a los hermanos de toda Bolivia, a nuestros movimientos sociales, a nuestras autoridades nacionales, departamentales y municipales. Mientras el pueblo esté unido, seguirá derrotando políticas que hicieron mucho daño a la economía boliviana”, afirmó Morales a las cerca de 10 mil personas que se dieron cita en la plaza Abaroa, en La Paz.

El presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera llegaron al TSE aproximadamente a las 12.10 para formalizar la inscripción del binomio.

Morales agradeció a los movimientos sociales, a las autoridades nacionales, departamentales y municipales, y al pueblo por acompañar el Proceso de Cambio. Expresó que mientras el pueblo esté unido, el MAS-IPSP será un movimiento político imparable.

“Nuestro Instrumento Político, más conocido como MAS-IPSP, es el movimiento político más grande de la historia de Bolivia; no sólo eso, sino también es un movimiento político que hizo mucha historia, récord en todos los rubros gracias al apoyo del pueblo boliviano”, manifestó.

Dijo estar convencido —con el apoyo de la militancia y el pueblo en su conjunto— de seguir “cambiando Bolivia mediante una revolución democrática cultural, que el 27 de enero del próximo año casi, casi segurísimo será una paliza a la derecha”.

“La presencia de ustedes nos fortalece, nos demuestra que es un movimiento político imparable frente a los proimperialistas. Ahora Bolivia es gobernada por políticas paridas por el pueblo boliviano encabezadas por los movimientos sociales”.

APOYO

Andrónico Rodríguez, vicepresidente de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, dijo que arribaron a la sede de gobierno al menos 1.200 dirigentes de los productores de la hoja de coca para “ser parte de este día histórico” y acompañar a los candidatos.

“Estamos optimistas para que nuestros candidatos vayan a paso firme a las primarias y luego a las elecciones generales”, comentó.

El secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, recordó que se respaldó la postulación del binomio Evo-Álvaro en un ampliado de los trabajadores para que sean los candidatos del MAS-IPSP y sean ratificados para un nuevo período de gobierno.

Similar declaración se tuvo de otros sectores que acompañaron la inscripción de la candidatura.

El secretario ejecutivo de Juventudes del MAS-IPSP de La Paz, Kevin Luna, señaló que su sector apoyó la inscripción de las candidaturas del presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, para las elecciones primarias rumbo a los comicios generales de 2019.

“Los jóvenes estamos comprometidos con el Proceso de Cambio y creemos que con nuestro concurso el país seguirá creciendo como lo ha hecho hasta el momento”, indicó.

“Los bolivianos recuperamos la patria”

La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, aseveró que los bolivianos lograron recuperar la patria y transformarla.

“Hoy los bolivianos y bolivianas sabemos que recuperamos la patria y no tenemos el derecho de volverla a perder y por eso seguiremos con todas nuestras fuerzas de la gente”, aseguró.

Además destacó la presencia de diversos sectores sociales en la concentración que acompañó la inscripción del binomio del MAS-IPSP.
El presidente de la Cámara de Senadores, Milton Barón, resaltó el apoyo masivo al binomio ganador que garantiza eficacia en la administración del Estado.

“Evo y Álvaro fueron registrados como nuestros candidatos, y a partir de ello debemos encarar la campaña electoral y absolutamente convencidos de todo el respaldo masivo de la ciudadanía boliviana”, manifestó. El ministro de Relaciones Exteriores, Diego Pary, sostuvo que la fórmula inscrita es el binomio que representa a todo un país y que construirá un nuevo futuro.

“La mejor muestra de unidad es la concentración que protagonizaron los sectores sociales, ésa es la muestra de que con la unidad Bolivia seguirá creciendo y demostrará que tiene una democracia fortalecida y consolidada”, enfatizó.

Candidato a Presidente: Evo Morales Ayma

Evo Morales Ayma nació en la comunidad Isallavi, del departamento de Oruro, en 1959. 

Tuvo una carrera sindical. Primero cumplió labores como secretario de Deportes; en 1985 ocupó la Secretaría General y en 1988 fue elegido secretario ejecutivo de la Federación del Trópico de Cochabamba, desde donde tomó protagonismo por su defensa de la hoja de coca. En las elecciones de 1997, Izquierda Unida (IU) logró cuatro escaños y Morales ocupó uno de ellos. Lo expulsaron en 2002.

El 18 de diciembre de 2005 se convirtió en el primer presidente indígena de Bolivia con el histórico apoyo del 53,72% de los electores.

En las elecciones de 2009 fue reelegido con el 64,22% y en 2014 ganó con el apoyo del 61,36%.

Postulante a Vicepresidente: Álvaro García Linera

“Armé una imagen epopéyica de lo que sucedía. Era el despertar indígena. Se me convirtió en una obsesión entender qué significaba eso”, se lee en su autobiografía.

Álvaro García Linera, autodefinido como “marxista clásico”, afirma que su pensamiento proviene de sus primeros años de juventud, cuando se acercó a varios clásicos del conocimiento universal, como Kant, Hegel, Gramsci, Nietzsche y, por supuesto, Marx y Lenin.

Formó parte del Ejército Guerrillero Túpac Katari (EGTK). En 1992, junto a su hermano Raúl García, fue arrestado y estuvo encarcelado cinco años. Luego se dedicó a la docencia y fue invitado para acompañar a Evo Morales y lograr que las empresas públicas retornen a manos de los bolivianos, junto con el desarrollo económico-social.