China abre su mercado por la guerra comercial con EEUU

Zona de carga del país asiático, cuyo comercio no se ve afectado por la escalada que inició EEUU.
Foto: LinkedIn

 

Sputnik - China / Edición Impresa ​

Pekín incrementará sus importaciones y seguirá apoyando el principio de libre comercio. Así anunció Xi Jinping durante la ceremonia inaugural de la Exposición Internacional de Importaciones de China, en Shanghái. 

En presencia de líderes extranjeros, el mandatario chino expresó el compromiso del gigante asiático de abrir aún más su mercado.

Más de 3.500 compañías de 150 países acudieron a Shanghái para participar en la primera exposición china dedicada enteramente a las importaciones. El interés es obvio: durante décadas, el gigante asiático era visto como una fuente de producción y exportación, pero las cosas están cambiando. El creciente nivel de vida de los chinos, sumado a una paulatina trasformación de la economía —que está pasando de un modelo de crecimiento extensivo a uno intensivo—, poco a poco está haciendo del país el mayor mercado de productos y servicios del mundo.

Así, el año pasado las importaciones chinas crecieron 15,9%, hasta alcanzar la suma de 1,8 billones de dólares. Las autoridades del país se propusieron incrementar esos volúmenes hasta los 10 billones de dólares.

No obstante, algunos países siguen expresando su descontento por las barreras económicas que persisten en China. Los funcionarios de la UE apuntan a las dificultades a las que se enfrentan las compañías europeas a la hora de competir con las chinas dentro de su territorio, al tiempo que el mercado europeo está totalmente abierto a las compañías e inversiones chinas.

EEUU, por su parte, no envió a ningún funcionario de alto nivel a la Exposición Internacional de Importaciones de China. La Administración actual en Washington ve en Pekín a su principal contrincante comercial y señala que sin un cambio fundamental en la política industrial y comercial china será difícil resolver las contradicciones comerciales existentes.

En su discurso inaugural, el mandatario chino llamó a los países del mundo a seguir fieles a los principios de un mercado libre, pero este discurso estuvo dirigido principalmente a EEUU, dijo Li Kai, analista de la Universidad de Finanzas y Economía Shanxi.

“Xi dijo que la economía china es un enorme océano y no un estanque. Las tormentas y huracanes pueden revolver un pequeño lago, pero no le pueden hacer nada a un océano. Eso, de manera metafórica, quiere decir que a pesar de que EEUU tiene mucha fuerza dedicada a la guerra comercial con China, las autoridades de la República Popular también están llenas de determinación”, explicó Li Kai.

Rusia participa en el encuentro de Shanghái tanto a nivel gubernamental como privado. Las principales áreas que representan al país son productos agropecuarios, equipos de alta tecnología, medicina, servicios y bienes de consumo. Denís Mánturov, ministro de Industria y Comercio de Rusia, compartió que al encuentro asistieron 150 compañías rusas de 40 regiones.

Con 84 billones de dólares de flujo bilateral, China es el principal socio comercial de Rusia, que llegó a ser el principal suministrador de recursos energéticos para el gigante asiático, superando incluso a Arabia Saudí.

Lazos comerciales entre Buenos Aires y Pekín

El gigante asiático es el principal destino de la soja y carne exportada desde el país austral, y se incentivan sus inversiones en minería, hidrocarburos e infraestructura, así como la compra de alimentos no primarios.

Un joven chino mira un partido de fútbol en el que juega Argentina, copa de vino tinto en mano, mientras disfruta de un plato de mariscos. Suena el timbre y llega, en una caja que dice for export con la bandera albiceleste, un bife de chorizo, humeante y jugoso, como recién salido de la parrilla.

La simpática escena es parte del anuncio publicitario con el que se promociona la venta online de productos argentinos en China, como parte de los nuevos lazos comerciales creados entre estos países para satisfacer las demandas de la creciente clase media de la potencia oriental.

“Actualmente, China tiene unas 750 millones de personas que viven en ciudades, que son los grandes consumidores. De esos, la mitad pertenece a la clase media, de modo que tienen dinero, y va creciendo todos los años”, dijo Ernesto Fernández Taboada, director de la Cámara Argentino China de la Producción, la Industria y el Comercio.

Es el principal comprador de alimentos para exportación.