Morales afirma que el pueblo le dio una paliza a la derecha

El Jefe de Estado saluda a un grupo de mujeres en Cochabamba.
Foto: Reynaldo Zaconeta

 

Juan F. Cori Charca - Cambio / Edición Impresa

El pueblo boliviano dio una paliza a la derecha durante las marchas por el 10 de octubre, en homenaje a los 36 años de democracia y en apoyo al Proceso de Cambio, afirmó ayer el presidente del Estado, Evo Morales Ayma.

“Quiero expresar mi respeto y admiración al pueblo boliviano, que ayer (por el miércoles) ha dado una paliza a la derecha, a los neoliberales, a los vendepatrias”, afirmó Morales durante su discurso en el acto de clausura del Encuentro Nacional de Mujeres para la Agenda de Despatriarcalización, celebrado en la ciudad de Cochabamba.

Morales, quien lideró las movilizaciones de la Central Obrera Boliviana (COB) y de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), el 10 de octubre en las ciudades de La Paz y Sucre, señaló que la derecha quiere apropiarse de la nueva Bolivia que construyó el Proceso de Cambio en estos 12 años.

Además, sostuvo que la movilización de los grupos de la oposición en contra de su nueva postulación fue obligada y aludió de manera puntual a los universitarios. Señaló que algunos estudiantes le comentaron que les ofrecieron notas para acudir a las concentraciones que se registraron en algunas capitales de departamento.

“Algunas hermanas estudiantes de las universidades públicas y también privadas, ¿qué denunciaron? Para que vayan a las concentraciones de la derecha les ofrecieron nota”, reveló.

El Jefe de Estado atribuyó esos actos a comportamientos del pasado, en los que se manejaba todo con prebendas y chantajes, por lo cual defendió la movilización de los sectores sociales, que colmaron las principales capitales de departamento con más de medio millón de asistentes.

Recordó que los verdaderos luchadores y custodios de la democracia son los movimientos sociales, los obreros, trabajadores y profesionales comprometidos que combatieron las dictaduras de Hugo Banzer Suárez, entre otras tantas.

Rindió homenaje a Domitila Barrios de Chungara, quien en 1977 lideró una huelga de hambre que marcó el fin de la dictadura del general Banzer, que contó con el apoyo del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).

A quienes señalan que el Proceso de Cambio es el pasado, Morales les aseguró que el verdadero pasado es el “gonismo, el mirismo y el neoliberalismo”.

Después de ello, defendió los logros conseguidos en estos 12 años de gestión y la necesidad de materializar los objetivos de la Agenda Patriótica del Bicentenario 2025, que entre sus metas está erradicar la extrema pobreza y universalizar los servicios básicos.

Por ello, convocó al pueblo boliviano a fortalecer la gestión y garantizar las transformaciones para las futuras generaciones. Dijo que con ello se rendirá también un homenaje a los antepasados que lucharon por la democracia.

En un evidente contexto preelectoral, afirmó que sólo hay dos caminos en el horizonte, estar con el pueblo o con el imperio.

Dijo que los movimientos sociales y los profesionales comprometidos con su pueblo son los nacionalizadores, y la derecha, los privatizadores. “Por tanto, el instrumento político está con el pueblo y la derecha con el imperio”, sentenció.