Vicepresidente: Fallo de la CIJ es ambiguo pero abre otros caminos para una salida al mar

El vicepresidente Álvaro García Linera explica a los estudiantes de San Julián (Santa Cruz) sobre el desarrollo económico de Bolivia.
Foto: Vicepresidencia del Estado.

(Victor Hugo Chambi O / Cambio Digital)

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera afirmó que el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) es ambiguo ya que dice que no existe una obligación de Chile a negociar una salida al mar para Bolivia pero invoca a solucionar el tema pendiente; pero este contexto abre otras alternativas de acceso al Pacífico.

“La CIJ nos respondió sí y no, porque dice que Bolivia cuando nació tenía una costa de 400 kilómetros. (…) También nos dice que Chile no tiene la obligación de negociar. No hay obligación, pero tiene que haber negociación”, manifestó García Linera durante la entrega de una unidad educativa en San Julián, departamento de Santa Cruz.

Añadió que la decisión de la CIJ sobre la causa marítima fue ambigua porque existió “temor” de los jueces, ya que un fallo favorable para Bolivia hubiera permitido a otros países realizar reclamos similares.

En esa línea sostuvo que “con inteligencia, fuerza económica y tecnología vamos a liberar a Bolivia del enclaustramiento (marítimo)”. Ejemplifico que el Gobierno invierte más en educación que Chile, con 8,5 % de su riqueza nacional frente a 4 % de Santiago.

“Una parte de la Patria fue robada, nosotros intentamos recuperarlo, peor es quedarse de brazos cruzados (…). No nos fue bien,m pero lo intentamos. Ahora tenemos que intentar otra vía, mientras tengamos vida lo haremos”, aseguró el Vicepresidente.

POLÍTICA DE ESTADO

De forma separada, la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño aseveró que la demanda marítima fue manejada como una política de Estado y no como una posición política partidaria lo que permitió que Bolivia demostrar al mundo que hay un tema pendiente que no se resolvió con el Tratado de 1904.

Para Montaño, el fallo de la CIJ deja a país en una mejor posición que antes, ya que se reconoce que Bolivia nació con mar y que existe un tema pendiente que no fue resuelto por el Tratado de Paz y Amistad.