Bolivianos reciben espaldarazo para formar parte del Mercosur

Presidentes de los países integrantes del Mercosur en su reunión del año pasado.
Foto: Archivo

Brasil, mediante su presidenta, Dilma Rousseff, expresó su respaldo para que Bolivia sea miembro pleno del Mercado Común del Sur (Mercosur), organismo regional cuya principal actividad está volcada a la integración económica.
La postura fue dada a conocer después de que la mandataria brasileña, quien destacó el desarrollo boliviano denotado en los últimos años, manifestó la importancia de integrar a todos los países sudamericanos.
“En el plan regional, la adhesión de Bolivia al Mercosur cuenta con el firme y determinado apoyo de Brasil y confirma la interactividad del bloque, aumenta la competitividad del bloque y fortalece el esfuerzo energético y la integración latinoamericana”, manifestó.
Bolivia firmó en julio del año pasado, en Brasil, el Protocolo de adhesión al Mercosur. El acto se efectuó en la plenaria de la 48° Cúpula de jefas y jefes de Estado del organismo y Estados Asociados.
El ingreso de Bolivia reafirma la consolidación del proceso de integración de América del Sur con base en el refuerzo mutuo y la convergencia de los distintos esfuerzos y mecanismos subregionales de integración.
El vicepresidente del Parlamento del Mercosur (Parlasur), Roberto Requião, dijo que la entrada de Bolivia es positiva tanto desde el punto de vista comercial como geopolítico. “Esa unidad es necesaria, refuerza la defensa del Mercosur contra los intereses del mercado común europeo y los Estados Unidos. Nosotros necesitamos de mucha unidad ante esos mercados. La integración de Bolivia es importantísima en ese sentido”, dijo.
Desde su creación, el Mercosur tuvo como objetivo principal propiciar un espacio común que generara oportunidades comerciales y de inversiones a través de la integración competitiva de las economías nacionales al mercado internacional.
Morales, al finalizar la conferencia de prensa conjunta, manifestó la importancia de la integración energética, territorial, vial, entre otros, con el vecino país, con el que se comparte unos 3.423 kilómetros de frontera.
“Nunca me sentí abandonado ni por Lula ni por la hermana presidenta Dilma. Ustedes saben, sabe el pueblo brasileño, saben cómo estaba Bolivia, gracias por el acompañamiento de Brasil en especial, como también de otros países de Sudamérica”, dijo.

Equipo brasileño llegará para estudiar el proyecto bioceánico
En la conferencia de prensa conjunta, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, manifestó su interés de avanzar en proyectos de infraestructura que faciliten el flujo entre los países de América del Sur.
En ese sentido, relató que en el encuentro con su homólogo boliviano, Evo Morales, se trató la realización de un estudio y evaluación financiera para concretar el corredor bioceánico central que unirá los océanos Pacífico y Atlántico mediante un ferrocarril que puede pasar por Bolivia.
Luego de estas declaraciones, el ministro de Planificación del Desarrollo, René Orellana, informó que Brasil enviará a mediados de febrero un equipo técnico al país para realizar un estudio técnico y económico del proyecto del tren bioceánico
Precisó que esa comisión técnica llegará a Bolivia entre el 22 y el 26 de febrero para reunirse con autoridades del Ejecutivo boliviano. “Vamos a invitar a técnicos del área de ferrovías (de Brasil) a Bolivia, ellos lo han pedido para empezar a trabajar el tren bioceánico. (...) Para ver un estudio financiero, económico de viabilidad y de facilitación” del proyecto, dijo.
Puntualizó el interés de Brasil para trabajar e invertir en la construcción de la obra que fue considerada, por el viceministro de Transportes e Infraestructura Digital de Alemania, Rainer Bomba, como la obra del siglo de Sudamérica.
El Gobierno impulsa la construcción del Corredor Ferroviario Bioceánico Central (CFBC) por medio del territorio nacional, lo que permitirá al país consolidarse como el centro de integración mediante un proyecto que no solo beneficiará a Perú, Brasil y Bolivia, sino a toda la región.
Según el proyecto boliviano, el tren comienza en Puerto de Santos, Brasil, ingresa a Bolivia por Puerto Suárez, pasa por los municipios Santa Cruz, Montero y Bulo Bulo, hasta llegar al altiplano de La Paz y salir a Perú por Hito IV, terminando en el Puerto de Ilo.
Perú aceptó recientemente realizar los estudios de prefactibilidad de este tramo, mismo que también es apoyado por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).