Brasil respalda a Bolivia para que sea un centro energético

El presidente Evo Morales y su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, sostuvieron un encuentro en Brasilia, capital del país vecino.
Roberto Stuckert Filho

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró ayer que su país promoverá y apoyará que Bolivia se consolide como el centro energético de Sudamérica, tal como lo anunció en distintas ocasiones el presidente Evo Morales.
En conferencia de prensa, la mandataria brasileña destacó las políticas sociales y económicas que impulsó el Estado Plurinacional y reafirmó que en el marco de los lazos de hermandad respaldará a Bolivia en sus proyectos de desarrollo.
“Quiero destacar la importancia de la integración energética, Brasil promueve y apoya el anuncio del presidente Evo Morales de transformar Bolivia en un centro energético regional”, manifestó Rousseff.
Añadió que actualmente Bolivia contribuye a la estabilidad energética de Brasil con la cobertura cercana de 30% de gas natural. “Nuestro vecino boliviano ampliará su potencial de exportación de energía eléctrica”, dijo la Presidenta.
Inversiones nacionales
Morales agradeció por el apoyo del vecino país y recordó que Bolivia lleva adelante importantes inversiones en el ámbito energético, tanto en termoeléctricas, hidroeléctricas como en otras áreas.
“Somos un pequeño país con 10 millones de habitantes, estamos haciendo grandes inversiones en temas energéticos, pero también acuerdos, cómo trabajar de manera conjunta en algunas plantas hidroeléctricas, estudios de prefactibilidad, factibilidad, hasta estudio a diseño final”, manifestó.
De acuerdo con el Plan de Desarrollo Económico Social para la gestión 2016-2020, presentado a finales del pasado año, se destinarán 12,6 mil millones de dólares en el ámbito hidrocarburífero y unos 5,8 mil millones en proyectos eléctricos, esto con el objetivo de producir unos 4.878 megavatios de energía.
Para Morales, la energía y la dotación de agua son los dos aspectos fundamentales para combatir los efectos del calentamiento global, consecuencia de la crisis del sistema capitalista.
Antecedentes
El 10 de marzo del año pasado, en Brasilia, el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, y el ministro brasileño de Minas y Energía, Eduardo Braga, iniciaron negociaciones para la firma de un Memorándum de Entendimiento para realizar el estudio de prefactibilidad, diseño final y construcción de los proyectos hidroeléctricos binacionales río Madera y Cachuela Esperanza.
El 16 de julio de ese año, ambas autoridades firmaron en Brasilia la Adenda al Memorando de Entendimiento en materia energética, que tiene como objetivo la constitución del Comité Técnico Binacional para la generación y exportación a Brasil de aproximadamente 8.000 megavatios (MW).
El 29 de octubre, Sánchez y el secretario ejecutivo del Ministerio de Minería y Energía de Brasil, Luis Barata, sostuvieron un encuentro bilateral en la ciudad de Tarija que marcó el inicio de las negociaciones binacionales para la planificación de los proyectos termoeléctricos río Madera, Cachuela Esperanza, El Bala y el complejo Rositas. En diciembre se efectuó la primera reunión del Comité Técnico Binacional.
Brasil y Argentina destacan como los dos principales socios comerciales de Bolivia por la venta de gas natural, que el año 2013 representó el 53 por ciento del total de las exportaciones, sumando 12.162 millones de dólares, según datos del Instituto Nacional de Estadística y el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).