Docentes argentinos protestan en defensa de la educación

Con guardapolvos blancos, los educadores pidieron mejores condiciones para la educación.
Foto: AFP

Agencias / Argentina

Mientras en el Congreso el oficialismo no dio quórum para tratar la emergencia educativa, en las afueras, miles de maestros argentinos bordearon el recinto para decir basta al ajuste en el sector y pedir mejores condiciones.

Profesores de todas las edades, de las nuevas generaciones y de las más longevas, madres con sus guardapolvos blancos (uniforme distintivo que identifica a la educación pública) de la mano de sus pequeños hijos y jóvenes estudiantes que sueñan algún día con ejercer el magisterio defienden la lucha de sus maestros. El paro nacional de los docentes se siente con fuerza en esta capital y en otras partes.

En el fondo, las arengas, el repique de tambores, los celulares para captar el instante de lucha que se respira en la Argentina de 2018, y, por supuesto, las frases que quizás más abundan en las calles, en cada manifestación de los docentes este año: “con hambre no se puede aprender ni enseñar, sin escuela pública no hay igualdad”.

“Marchamos por escuela de calidad, porque es insuficiente el presupuesto para la educación y la salud, y además en repudio por lo que pasó con una de nuestras compañeras en la localidad de Moreno, en la provincia de Buenos Aires, raptada, torturada y amenazada”, apuntó una de las profesoras en lucha, quien prefirió el anonimato.

En mi caso —dice— pido que se vaya el Presidente, sus gobernadores y todos sus cómplices. Le pido a las organizaciones de izquierda que por favor hagan ya una asamblea nacional popular de trabajadores para construir juntos un plan de lucha, agregó la profesora.

“Con torturas, amenazas y muerte quieren tapar la destrucción de nuestra educación, el hambre y el abandono. Ante esto no podemos quedarnos callados. Paro Nacional Docente”, escribió en su cuenta de Twitter el senador Fernando Pino Solanas.

La marcha de los docentes se respira en Buenos Aires, pero también en otras localidades del país, como en el propio conurbano bonaerense, donde los cinco gremios que componen el Frente de Unidad Docente salieron a solidarizarse con Corina de Bonis, la maestra torturada mientras regresaba de participar en una medida de fuerza del sector.

“A nuestros reclamos de escuelas seguras y salarios dignos hoy tenemos que agregarle un pedido: no torturen a los docentes”, apuntó el líder del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación en Buenos Aires, Roberto Baradel, quien responsabilizó al Gobierno provincial por lo sucedido con De Bonis.

La mayoría de las escuelas se encuentran vacías y muchos alumnos se quedaron en casa. En tanto en las calles de todo el país las marchas se suceden en plazas y parques con una frase que retumba: basta de ajustar en la educación, informó Prensa Latina.

Macri emite nueva deuda

El Gobierno de Argentina tomó la determinación de emitir nuevamente las llamadas Letras del Tesoro por un valor de 60 mil millones de pesos, que equivale a más de $us 1.500 millones, que tendrán fecha de expiración para diciembre de 2018, con una tasa de interés del 60%, oficializado ayer a través de un boletín oficial.

Según las especificaciones, esta deuda se finiquitará en diciembre en espera de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) desembolse 50 mil millones de dólares para evitar un default en el territorio argentino; proceso que se pactó en junio de este año.

A través de este acuerdo con el FMI, el Estado argentino se comprometió a alcanzar un déficit cero entrado 2019.

Estas letras de cambio conocidas como Letes capitalizan una tasa de interés de 4% por mes, lo que equivaldría un 60% anual.

Los argentinos rechazan el endeudamiento alcanzado con la gestión de Mauricio Macri y las condiciones del acuerdo con el FMi que involucran ajustes y recortes sociales, según Telesur.