El cirujano de Sebastián eludió el protocolo médico

Sebastián, el niño que fue víctima de negligencia médica, recibe atención.
Foto: Ministerio de Salud

Juan René Castellón Quisbert

“Se aprecia indicio de responsabilidad inicialmente del cirujano Dr. Moreno por inobservancia a protocolo de seguridad de paciente quirúrgico”, señala la conclusión del informe preliminar de auditoría médica.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Dr. Óscar Urenda, dio lectura ayer a las conclusiones preliminares del informe de auditoría practicada por esa oficina departamental al caso del niño Sebastián Justiniano, que conmocionó a Bolivia. 

El principal veredicto del documento señala que el Dr. Moreno, aprehendido ayer por orden del fiscal José Parra, es posiblemente responsable de haber incumplido con el protocolo médico de seguridad del paciente sometido a cirugía médica. 

El informe apunta cinco observaciones de mala práctica médica. Con base en evidencias, revela que el Dr. Moreno no evaluó al paciente antes de la intervención y que emitió una orden de intervención, pero no se sabe si lo hizo como producto de una consulta médica o de una emergencia. 

Además evidencia que el acusado no planificó la cirugía que le iba a practicar a Sebastián y tampoco tuvo acceso a la placa tomográfica durante la intervención, pues las imágenes estaban en poder de la familia. 

Finalmente, el texto leído por Urenda realiza dos hipótesis: o el sitio de la intervención no estuvo marcado de manera adecuada o el galeno no respetó la señalización. 

El director del Sedes Santa Cruz indicó que estas hipótesis serán confirmadas o rechazadas por el informe final de la auditoría de este caso. 

MÉDICO APREHENDIDO

El Dr. Moreno fue aprehendido el lunes en la noche por el fiscal Parra, debido a que consideró que existen suficientes indicios del delito de lesiones graves y gravísimas por el que se lo acusa por la extracción de un riñón equivocado. 

El acusado está internado en el Hospital Obrero, donde desde anoche está con dos custodios policiales. 

El miércoles 5, el galeno del Oncológico de Santa Cruz le extirpó por error el riñón sano a Sebastián, de tres años de edad, que padece cáncer renal. 

Con la intención de subsanar su negligencia, el médico le extrajo, posteriormente, el órgano afectado con el tumor, de modo que ahora el infante vive sin riñones, a la espera de un trasplante, mientras su enfermedad es tratada.

Ayer, Urenda informó que el menor de edad se encuentra “evolucionando muy bien” y que puede soportar la diálisis a la que es sometido para tratar el tumor. Dijo que, por el momento, no es necesario realizarle un trasplante renal, pues primero tiene que “estar curado del cáncer” y con las condiciones adecuadas para recibir el órgano. 

El Ministerio de Salud se hizo cargo de los gastos médicos del paciente, y el presidente Evo Morales anunció que le entregará una vivienda a la familia del niño.

Niño convaleciente recibirá quimioterapia

Sebastián, de tres años, recibirá el tratamiento de quimioterapia desde la siguiente semana, informó ayer el responsable nacional del Programa de Salud Renal del Ministerio de Salud, Adolfo Zárate.

“El niño continuará con sesiones de hemodiálisis y estimamos que la siguiente semana inicie la quimioterapia para tratar la metástasis pulmonar que presenta”, señaló la autoridad al concluir una junta médica con profesionales del Ministerio de Salud, especialistas de los hospitales del Niño de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, y el Servicio Departamental de Salud, según un boletín oficial.

Sebastián recibió ayer su quinta hemodiálisis y muestra un progreso favorable. Siempre y cuando el menor cumpla una dieta estricta, la cantidad de sesiones será de 4 a 5 por semana, indicó Zárate.

La responsable del Programa de Cáncer del Ministerio de Salud, Sdenka Maury, explicó que se realizarán los estudios para determinar un esquema de sesiones de quimioterapia para Sebastián.

En julio, el Ministerio de Salud entregó un stock de medicamentos para el cáncer infantil al Instituto Oncológico del Oriente; por tanto, el tratamiento está garantizado, menciona el informe oficial.

El Ministerio de Salud cubre los gastos de las sesiones y medicamentos que requiere el niño víctima de mala praxis.

Investigan negligencia en Tarija

El defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, informó ayer que se investiga de oficio, a través de la Delegación Defensorial de Tarija, un caso de presunta negligencia médica y maltrato por parte de personal del Hospital San Juan de Dios contra una mujer de 56 años, quien se encuentra en estado de coma tras haber sido intervenida quirúrgicamente por un tumor benigno en la tiroides, de acuerdo con una nota de la Defensoría del Pueblo.

La cirugía demoró aproximadamente tres horas. La paciente salió con los signos vitales estables y sin presentar complicación aparentemente. Sin embargo, permaneció en sala de recuperación postoperatoria por cuatro horas sin atención médica, tiempo en el cual sufrió una broncoaspiración y un paro cardiorrespiratorio, apunta un comunicado defensorial.

Además indica que la paciente necesitaba atención de una unidad de terapia intensiva con equipo de ventilación, el cual no estaba disponible en ese centro hospitalario, razón por la que los familiares tuvieron que trasladarla a un centro privado. Éstos denunciaron que fueron víctimas de maltrato y atención negligente desde que su familiar salió de la cirugía.

La delegada defensorial de Tarija, Carola Romero, recolecta la información para determinar si existió vulneración al derecho a la salud y mala praxis médica.