Trayectoria separatista persigue a Rubén Costas

Philip Goldberg y Rubén Costas.
Foto: ABI

G. P. B. / Cambio

El primer vicepresidente de la Cámara de Diputados, Lino Cárdenas (MAS-IPSP), afirmó ayer que Rubén Costas no tiene la capacidad de proyectar una imagen a escala nacional porque fue uno de los aliados que promovió el separatismo en el país.

Dijo que Costas, desde el Comité Cívico Pro Santa Cruz, demandó que se pida pasaporte a los habitantes del occidente.

“Fue uno de los líderes de la ‘media luna’ y tiene el estigma de ser un anticolla. Además, deben recordar que Costas convocó a Gonzalo Sánchez de Lozada a gobernar desde Santa Cruz, cuando se dio la masacre de El Alto”, sostuvo Cárdenas.

Costas juró como prefecto en enero de 2006 y junto con sus aliados de Pando (Leopoldo Fernández), Beni (Ernesto Suárez), Cochabamba (Manfred Reyes Villas) y Tarija (Mario Cossío) alentó la puesta en vigor de estatutos a través de consultas irregulares, ya que no fueron convocadas por el entonces Congreso Nacional.

Con ellos conformó el Consejo Nacional Democrático (Conalde), ente que fue el impulsor del golpe cívico prefectural en contra del presidente Evo Morales en 2008, que tuvo como corolario la Masacre de Porvenir, en la que murieron 13 personas.

Días antes de ese hecho, el 21 de agosto de 2008, el entonces embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, se reunió de forma clandestina con Costas.

La Embajada de Estados Unidos tenía un criterio positivo de Costas. Un cable de la legación estadounidense (06LAPAZ3400, 18 de diciembre de 2006) advierte que “la complacencia de Costas para trabajar con los Estados Unidos lo harían un sólido compañero democrático”.

En las filas del partido del actual Gobernador cruceño no aluden a estos hechos, pues sus actos están enfocados en buscar alternativas y acuerdos para forjar un programa que atraiga a los electores en 2019. En ese afán se inscriben los contactos sostenidos con el expresidente Carlos Mesa y Luis Revilla.

La diputada de UD Rose Mary Sandóval señaló que “en caso de que no se llegue a una alternativa o acuerdo, como se definió, entonces Rubén tendrá que dar la cara y ser candidato a presidente, porque se adelantó el período electoral y tenemos que cumplirlo”.

En tanto que el senador de UD Edwin Rodríguez sostuvo que “en este momento no podemos hablar de candidaturas porque no es nuestra prioridad y en su momento se definirá aquello luego de las conversaciones que se desarrollan”.