Macri asigna más a seguridad y menos a salud y educación

Argentinos piden la renuncia del presidente Mauricio Macri.
Foto: Telesur

Agencias / Argentina

El Gobierno de Argentina, a través del jefe de Gabinete, Marcos Peña, emitió el boletín oficial presupuestario 2018, en el que se evidencia el recorte para la inversión en salud y educación, y se incrementa en las partidas de seguridad. 

En este sentido, se informó sobre la readecuación y aumento de las partidas que serán manejadas por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, informa Telesur.

Este anuncio respalda la hipótesis de que se avecinaba un mayor respaldo económico a los planes de represión social, rumores que se venían manejando a raíz de la transformación de ministerios como el de Salud y Educación a secretarías.

El boletín de emisión oficial describe y puntualiza que este aumento en el presupuesto que irá dirigido a la seguridad argentina será reducido de otras secretarías de importante alcance social en Argentina. 

El incremento citado en el boletín se financia con una reducción de los presupuestos del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología y de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Salud y Desarrollo Social.

El gobierno de Macri enfrentó en los últimos meses una serie de protestas contra sus medidas económicas que generaron miles de despidos tanto en el área pública como privada, así como una megadevaluación del peso argentino que significa una pérdida en el poder adquisitivo.

Protestas de trabajadores

Las seguidillas de protestas que están realizando distintos sectores estatales en Argentina hace varios meses se elevaron frente al miedo persistente de muchos trabajadores de ser en cualquier momento los próximos despedidos.

Mientras que en la agencia estatal de noticias Télam —día y noche, hace casi 80 días—, periodistas y empleados de distintas secciones encabezan un paro por los 357 despedidos en ese medio y  en el Ministerio de Agroindustria, convertido en secretaría por la reestructuración del Gobierno en medio de la emergencia económica. Hay 548 personas que luchan por ser reincorporadas.

Lo mismo sucede con los empleados del INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), donde el 26 de enero de este año despidieron a los primeros 258 trabajadores, según PL.

El Gobierno, que redujo a 10 sus ministerios, intenta sacar cuentas y reajustar aún más para enfrentar la emergencia económica que trajo los vaivenes del dólar y su consecuente devaluación de la moneda nacional.