[Opinión] El Súper Etanol 92 alista su ingreso al mercado nacional

Willy Franz Acarapi Sullca

El proyecto de Ley de Aditivos de Origen Vegetal será aprobado y promulgado este mes, con lo que se dará inició a la producción y comercialización del Súper Etanol 92, una nueva gasolina de alto octanaje y baja emisión de gases contaminantes del medio ambiente.

Este emprendimiento es considerado de alta importancia y estratégico para el Estado por su impacto en el desarrollo de la agroindustria boliviana a través de una inversión privada que alcanzará a $us 1.600 millones en los siguientes años, recursos que duplicarán las plantaciones de caña, ampliar y mejorar el uso de moderna tecnología en los ingenios, crear más de 30 mil empleos directos, contribuir a la seguridad alimentaria, reducir la contaminación ambiental, además de incidir en 0,9% a 1% en el crecimiento anual del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

A partir de este año y durante los próximos cinco, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) confirmó que invertirá alrededor de $us 49 millones en la adecuación de su infraestructura de almacenamiento de alcohol anhidro, que es un componente o aditivo esencial que los ingenios azucareros entregarán a la petrolera para su mezcla con la gasolina y producir del biocombustible etanol.

El hecho de ingresar en la producción de este nuevo combustible, a partir de aditivos vegetales, representa un avance importante del país porque resalta su capacidad económica y el resultado de un trabajo conjunto y coordinado entre el Gobierno y el empresariado privado.

Además, permite responder a las actuales exigencias tecnológicas de la nueva gama de vehículos que requieren gasolinas de alto octanaje, que mejoren el mantenimiento y rendimiento de los motores, algo que otros países implementaron en su mercado hace varios años.