Los gestores del separatismo

Los gestores del separatismo.
Captura

Indudablemente una de las acciones desestabilizadoras más coordinadas y planificadas  por autoridades departamentales y dirigentes cívicos contra el Gobierno del presidente Evo Morales se registró el 2008. Seis de las nueve prefecturas estaban bajo el control de la oposición: José Luis Paredes (La Paz), Manfred Reyes Villa (Cochabamba), Rubén Costas (Santa Cruz), Mario Cossío (Tarija), Ernesto Suárez (Beni) y Leopoldo Fernández (Pando), los tres restantes eran del Movimiento Al Socialismo (MAS): Mario Virreira (Potosí), Luis Alberto Aguilar (Oruro) y Ariel Iriarte (interino de Chuquisaca por la renuncia de David Sánchez).

El 23 de agosto, tal como denunció el vicepresidente Álvaro García Linera un líder cívico del departamento del Beni advirtió y convocó a una sublevación armada en contra del gobierno constitucional legalmente establecido. Mientras que el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Branco Marinkovic, planteó que ya no era suficiente la autonomía sino que había que pasar al federalismo. La toma de instituciones del Estado era frecuente, así como el apoyo a grupos irregulares como la Unión Juvenil Cruceñista. La arremetida contra los campesinos en Porvenir, el 11 de septiembre de ese año, fue uno de los hechos más cruentos que alentó la corriente separatista, que poco después fue derrotada.