“Ahora quien me devuelve a mi hijo”

Los familoiares de los tres normalistas fallecidos en Porvenir.
Cambio

Pasaron 10 años de los luctuosos acontecimientos del 11 de septiembre de 2008 cuando 13 personas perdieron la vida. Una de ellas fue Jhonny Cari Sarzuri (25), cuya madre, Adela, aún se ahoga en llanto cuando recuerda la última conversación que tuvo con él y el dolor que sintió cuando le avisaron que falleció.

“Ahora quién me devuelve a mi hijo. Por eso no estoy conforme con la sentencia que le dieron al señor Leopoldo Fernández (15 años). A mi abogada (Mary Carrasco) le dije que pida 30 años”, declaró a Cambio.

Luego de egresar de la carrera de Pedagogía de la UMSA, Jhonny Cari Sarzuri tenía la intención de continuar sus estudios y por eso se trasladó hasta Cobija para estudiar en el Instituto Normal Superior, ubicado en el municipio de Puerto Rico, provincia Manuripi, en el departamento de Pando.

Sarzuri comentó que su hijo había realizado algunos trabajos como profesor y que tenía un contrato con la Prefectura.

“No le pagaron los tres meses que se los ha trabajado”, señaló.

Adela Sarzuri recuerda el rostro de Jhonny aquella tarde del 31 de agosto de 2008, cuando la visitó.

“No me dijo nada (...) se fue y a los pocos días hablamos por teléfono, le avisé que le había enviado encomienda”.

La última vez que habló por teléfono fue dos días antes de los acontecimientos de Porvenir.

Los incidentes violentos con víctimas fatales y heridos los protagonizaron sectores indígenas de Pando, que resolvieron realizar una marcha a la capital en rechazo a la intención del entonces prefecto, Leopoldo Fernández, de proceder con una nueva titulación de tierras.

“Sólo me dijo que estaba yendo a clases, que también apoyaría en la movilización. Eso me acuerdo, y también que había ido a recoger la encomienda que le mandé”, relató.

La próxima vez que tuvo una noticia de él fue cuando le informaron sobre su desaparición. “Llamé varias veces y no me contestaba su celular. Eso me preocupó”, sostuvo.

Al día siguiente, se enfrentó con la noticia fatal. Su hijo perdió la vida en circunstancias trágicas.

Aseguró que Jhonny había sido sometido a una cruel tortura antes de ser victimado.

“Era un dolor que uno no se puede imaginar”, expresó en medio del llanto.

“Me lo han matado como a cualquier cosa. Le han dado una paliza, me cuenta mi abogada. Yo no sé de esas cosas, pero sus compañeros me dicen que le hicieron volar sus dientes (...) Cómo le van a hacer eso, ¿acaso era su enemigo?”, dijo.

Mencionó que su hijo murió a consecuencia de un disparo de arma de fuego en el pecho. “Eso ha sido lo que me lo ha matado”.

Jhonny es parte de la lista de personas fallecidas en esa violenta jornada en el departamento de Pando. Los otros 12 fallecidos fueron identificados como Wilson Castillo Quispe (19), Alfonso Cruz Quispe (20), Pedro Oshiro Maniguary (38), Diter Tupa Matty (27), Arnoldo Gonzales Inuma, Seledonio Bazuelado García (53), Luis Ramiro Tinini Alvarado (18), Wilson Richard Mejía Mihanta (29), Félix Roca Torres (44), Luis Antonio Rivero Siguekuni (50), Alfredo Robles Céspedes (45) y Bernardino Racua Cordero (53).

A ellos se suman más de 50 personas que resultaron heridas, en su mayoría por disparos de arma de fuego; otras presentaban heridas contusas en diferentes partes de su cuerpo.

La señora Adela contó que su vida cambió de rumbo; primero porque había perdido a la persona que era el sostén de la casa, no solo por su aporte económico, sino por el ejemplo de hijo mayor.

Además dejó a un niño, que a la fecha tiene unos 10 años. “¿Quién me lo va a ver a mi nietito, que tanto extraña a su papá?”, cuestionó.

Los restos de Jhonny fueron traídos a La Paz para ser enterrados en el Cementerio General.

JUICIO

Sobre el proceso que se llevó adelante en el Juzgado Sexto de Sentencia de la ciudad de La Paz, Sarzuri expresó su desacuerdo por la sentencia de 15 años contra el principal responsable: Leopoldo Fernández.

La sentencia fue emitida en marzo de 2017, pero fue apelada por la defensa para que el proceso se anule; demandó al tribunal que aumente la condena para los principales imputados.

En julio de este año, la Sala Penal Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz ratificó la sentencia de 15 años para el exprefecto Leopoldo Fernández, nueve años para Edwin Ventura, ocho para Edwin Justiniano y cinco para Marcelo Mejido.

Mientras el Tribunal Supremo de Justicia no se pronuncia sobre el fallo, Fernández goza de detención domiciliaria.