Caos vehicular genera molestias y complica obras del viaducto

El ingreso al estadio por la avenida Simón Bolívar está cerrado.
Foto: Carlos Barrios

Gabriela Ramos / LA PAZ

Los cambios en la circulación vehicular desde y hacia Miraflores, implementados desde ayer por la Alcaldía por el inicio de obras del viaducto Tejada Sorzano, provocaron caos y molestias en los ciudadanos y transportistas. 

Las nuevas rutas que afectan a ocho calles aledañas al estadio Hernando Siles generaron embotellamiento de vehículos de servicio público y privados en las calles Panamá, Villalobos y parte de la avenida Busch. 

La empresa Tauro inició el lunes los aprestos para construir el proyecto de dos viaductos, además de obras complementarias, faenas que demandarán 19 meses, explicó el secretario municipal de Infraestructura Pública, Rodrigo Soliz.

Sin embargo, la Alcaldía no socializó los cambios de ruta, cierres de vía y demás medidas que afectan la circulación de los motorizados entre Miraflores y el macrodistrito San Antonio, el centro paceño y la zona Sur. 

“Nadie nos ha dicho por dónde tenemos que circular, he perdido más de una hora en la trancadera. Si van a construir una obra, los de la Alcaldía tienen que cuidar que no perjudique al transporte porque nosotros vivimos al día”, reclamó el conductor Modesto Laura. 

Virginia Kuno también se vio perjudicada por el caos generado en las vías aledañas al estadio. “Por la trancadera tuve que bajar del minibús, pero no hay información sobre dónde tenemos que abordar para ir al centro o, en mi caso, a la UMSA”, reclamó. 

El presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de La Paz, Jesús Vera, criticó la medida, que en su criterio fue impuesta y genera perjuicios a la población, además de boicotear las actividades económicas de choferes y comerciantes. “Era necesario socializar, pero como siempre el alcalde (Luis) Revilla se maneja con la improvisación”, manifestó.