ONU: Guerra económica, causa de la actual crisis venezolana

El retorno de los venezolanos a su patria natal.
Foto: EFE

Telesur / Argentina

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) de la ONU publicó un extenso informe sobre la situación en Venezuela, en el que asegura que sus problemáticas responden, en gran medida, a la guerra económica y al bloqueo financiero contra el Gobierno.

Asimismo, el documento compara las sanciones y bloqueos económicos modernos contra la nación “con los asedios medievales de las ciudades, que se llevaban a cabo con la intención de obligarlos a rendirse”, señala.

El texto es categórico en apuntar que en Venezuela no hay crisis humanitaria ni crisis alimentaria.

Informe de la ONU

El documento, publicado el 30 de agosto, fue elaborado por el experto independiente enviado por la ONU, Alfred-Maurice de Zayas, en el marco de la “promoción de un orden internacional democrático y equitativo”, luego de una visita realizada al país suramericano entre el 26 de noviembre y el 9 de diciembre de 2017.

El objetivo de la misión era examinar el modelo social y económico de Venezuela, y formular propuestas para contribuir con la situación de los derechos humanos, las tensiones económicas y políticas, generadas por la hiperinflación, escasez de alimentos y medicinas, y emigración masiva, dice el informe.

Zayas señala en el texto que su tarea consistió en evaluar objetivamente la situación, con miras a ayudar a todos los pueblos interesados, limitándose a su rol de escuchar y reuniéndose con todas las partes, entre ellos políticos de oposición y del Gobierno, representantes de la Cámara de Comercio, organizaciones gubernamentales y de oposición, ONG, personeros de la Iglesia, estudiantes, académicos, docentes, diplomáticos. Asimismo, con familiares de detenidos opositores y con familiares víctimas de las protestas violentas de oposición.

Guerra económica y bloqueo

El experto apuntó en su informe que “en los últimos 60 años se libraron guerras económicas no convencionales contra Cuba, Chile, Nicaragua, Siria y la República Bolivariana de Venezuela para hacer que sus economías fracasen, facilitar el cambio de régimen e imponer un enfoque socioeconómico neoliberal con el fin de desacreditar a los gobiernos seleccionados”.

En el caso venezolano, Zayas aseveró que “los efectos de las sanciones impuestas por los presidentes Obama y Trump, y las medidas unilaterales de Canadá y la Unión Europea agravaron directa e indirectamente la escasez de medicamentos”. También indica que “las sanciones económicas causaron demoras en la distribución (de alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad) y contribuyeron a muchas muertes”, medidas que señaló como crímenes de lesa humanidad. “Las sanciones económicas matan”, dijo.

El experto recordó que “las sanciones económicas que afectan a poblaciones inocentes contravienen el espíritu y la letra de la Carta de las Naciones Unidas”, por lo que sugirió una investigación en torno a la injerencia internacional en Venezuela.

Asimismo, Zayas mencionó que cuando en 2017 el gobierno de Nicolás Maduro solicitó asistencia médica al Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, ésta fue rechazada bajo el argumento de que Venezuela “sigue siendo un país de altos ingresos”.
El experto aseguró que entre los factores que afectan a Venezuela se deben considerar:

- La dependencia de la venta de petróleo y el efecto devastador de la fuerte caída de los precios.

- El efecto acumulativo de 19 años de guerra económica llevada a cabo contra los gobiernos socialistas de Chávez y Maduro.
- El bloqueo financiero, comparable al de Cuba desde 1960.

- Los efectos de las sanciones económicas impuestas desde 2015 por Estados Unidos y Europa.

Conclusiones y soluciones

Zayas aseveró, citando a la Carta de las Naciones Unidas, que:

- Los principios de no intervención y no injerencia en los asuntos internos de los Estados soberanos pertenecen al derecho internacional consuetudinario.

- Ningún Estado puede utilizar o alentar el uso de medidas económicas, políticas o de otro tipo para coaccionar a otro Estado. 

- Ningún Estado o grupo de Estados tiene derecho a intervenir, directa o indirectamente, por cualquier motivo, en los asuntos internos o externos.

- Se prohíbe la intervención de las Fuerza Armadas y de cualquier otra forma de interferencia o intento de amenaza contra la personalidad del Estado o contra sus elementos políticos, económicos y culturales.