“El caso Porvenir mostró la faceta más cruel del racismo”

Ceremonia fúnebre en homenaje a las víctimas del Porvenir, en 2008.
Foto: Cambio

Gonzalo Pérez Bejar / Cambio

La abogada de los familiares de las víctimas de la matanza de Porvenir (ocurrida hace una década), Mary Carrasco, afirmó que la tragedia  mostró la faceta más cruel y despiadada del racismo y la discriminación  por parte de quienes se creyeron superiores a los indígenas en Pando.

“Ese caso refleja el más alto desprecio a la vida y la integridad de las personas sólo por el hecho de ser campesinas. Creo que el 11 de septiembre marca la historia de la democracia frente a un racismo que no tenía precedentes. Sale a la luz ese sentimiento de quienes se consideran superiores, y los campesinos saben ahora que sus derechos son iguales a los de cualquiera”, afirmó la abogada.

El denominado caso Porvenir, en alusión al pueblo situado a 30 kilómetros de Cobija, la capital pandina, se refiere el asesinato de 13 personas.

Los sucesos en los que se registró un centenar de heridos se produjeron a partir de una movilización protagonizada por campesinos de esa región contra la nueva titulación de tierras que había dispuesto la Prefectura, dirigida entonces por Leopoldo Fernández.

La marcha fue interceptada por funcionarios a cargo de Fernández y grupos en los que se encontraban simpatizantes del Comité Cívico, opositor al gobierno del MAS, quienes —según las investigaciones oficiales—  abrieron fuego contra los marchistas.

Carrasco dijo que el proceso contra los autores de este caso se inició en junio de 2010. De 27 personas acusadas, fueron condenados Leopoldo Fernández (15 años),  Edwin Justiniano (ocho años), Edwin Ventura (nueve años) y Marcelo Mejido (cinco años).

La sentencia fue conocida en marzo de 2017 y fue apelada por ambas partes: los acusados que pretendían anular el proceso y los demandantes porque consideraron que la sanción era benévola. En julio, la Sala Penal Cuarta del Tribunal de Justicia de La Paz ratificó la sentencia de 15 años por la masacre de Porvenir con la modificación de que la detención domiciliaria de Fernández —en actual verificación— debe ser descontada (no tomada en cuenta) para el cumplimiento de la pena. Estas acciones forman parte de los planes separatistas que impulsaron algunos políticos de derecha, dijo Sonia Brito.