“No hay colores políticos cuando se trata de trabajar por El Alto”

Marcelo Fernández Tancara, Presidente del Concejo Municipal de El Alto
Foto: Cambio

Entrevista de Gabriela Ramos a Marcelo Fernández Tancara, Presidente del Concejo Municipal de El Alto

La elección de Marcelo Fernández, concejal por Unidad Nacional (UN), como presidente del Concejo Municipal de El Alto,  fue como un ‘combazo’ en la cabeza del partido de Soledad Chapetón y Samuel Doria Medina.

Hasta antes de la elección, Fernández era un legislador a quien su propia bancada hacía a un lado. Lo tenían como asegurado, ya que ingresó al Concejo como suplente de Édgar Calderón.

Gracias a una excelente jugada política que unió a los concejales del Movimiento Al Socialismo (MAS), SOL.bo y una disidente de UN, el batacazo fue consumado y el partido de ‘la Sole’ no recuperó el control de su gestión, su gobernabilidad ni su tranquilidad.

En los pasillos del Concejo se respiran otros aires y el comentario generalizado de los funcionarios ediles es que las sesiones ahora sí son interesantes, hasta imperdibles, porque la bancada de UN fue sacada de su zona de confort casi a empujones.

¿Cómo ha sido ese paso de ser un concejal más a ser el presidente del Concejo y plantarse como fiscalizador de la Alcaldesa?

Ha sido otra dinámica, el trabajo es mucho, hay que atender a los vecinos, a las organizaciones que vienen con demandas, con denuncias, hay mucho por hacer.

Es un trabajo difícil, más que todo porque asumimos una misión de hacer fiscalización, legislación permanente a la gestión, cosas que no se hacían, pero que están dentro de nuestras obligaciones porque el mandato de El Alto es trabajo y transparencia.

Usted se mostró crítico a esta gestión y eso no cayó bien en su partido; sin embargo, ahora que es presidente del Concejo, ¿cómo está su relación con la Alcaldesa, hay coordinación?

Antes el trabajo en el Concejo era prácticamente nulo, ahora hemos avanzado. Dentro del Concejo ya se coordina para hacer la fiscalización; en cuanto al Ejecutivo, ellos están en la obligación de coordinar y proporcionar la información.

Con la alcaldesa no he hablado ni siquiera cuando entré como concejal debido a que no tenía tiempo.

Dice que la fiscalización era nula, ¿cómo es posible eso?

No había fiscalización, todas las denuncias que llegaban, muchas de vecinos, se dormían, no se hacía nada. La gente no encontraba una instancia dónde denunciar porque acá no recibían nada o lo tapaban.

Del 1 al 10, ¿cómo califica la lucha contra la corrupción en la gestión de ‘la Sole’?

La corrupción hace mal  a cualquier institución, es algo que no depende de una sola persona, pero la cabeza tiene que trabajar para erradicarla. Lastimosamente no hay ninguna lucha contra la corrupción y lo que dicen los vecinos es que más bien se están tapando y ocultando los hechos para que no se descubran.

¿Cuántas denuncias de corrupción recibió desde que preside el Concejo?

Hay muchas, sobre todo (la Unidad de) Ferias y Mercados sobre el cobro de patentes falsos, cobros irregulares, sobre funcionarios que dispusieron de espacios municipales para asentamientos ilegales. La Alcaldesa sabe de esto, pero poco o nada hizo y más bien reubicó a esta gente observada en otras unidades mejores.

Reitero que yo no puedo ocultar esto y mi misión es investigar hasta que se castigue a esta gente, y seguiré en esa labor hasta que el pueblo disponga.

Los concejales de UN lo acusan de revanchista, ¿es por eso que se desmarcó del partido?

Los concejales de Unidad Nacional no tienen ninguna moral para juzgarme porque desde que comenzó esta gestión tenían para trabajar por El Alto y no lo han hecho; este concejal (se señala) fue el que hizo el trabajo que ellos debían haber hecho. Además, el que sea de UN no significa que no cumpla con el mandato del pueblo alteño.

¿Entonces no rige de acuerdo con su color político?

Yo estoy aquí cumpliendo el mandato de la población de El Alto. La razón por la cual eligieron a Soledad Chapetón como alcaldesa fue porque querían trabajo y cero corrupción, y como parte de este partido (UN) voy a cumplir ese mandato. No hay colores políticos cuando se trata de trabajar por esta ciudad.

Autoridades de la Alcaldía anunciaron que lo enjuiciarán, ¿teme ser procesado o seguirá con el trabajo de fiscalización?

Seguiré con mi misión de fiscalizar. La población tiene la palabra, si no estoy trabajando bien entonces dispondrá que me aleje. No pueden juzgarme por nada.

¿Cómo ve al MAS, hay relación?

Es un partido con importante presencia en El Alto. Sin embargo, es importante dejar de lado los colores políticos y trabajar, coordinar con todos.

Pero los votos del MAS lo llevaron a la presidencia, ¿hay acercamientos?

Yo no me manejo bajo esos criterios. Fue una sorpresa que los concejales del MAS y Javier Tarqui voten por mí, es algo que no me esperaba; sin embargo, agradezco la confianza depositada porque considero que vieron en mí las ganas de trabajar por la urbe.

No hay acuerdos de ningún tipo y creo que eso se ha visto en las sesiones del Concejo porque todos legislan y fiscalizan de manera independiente sin corresponder a nada ni a nadie que no sea el pueblo alteño porque para eso nos eligieron.  

¿Quiere ser alcalde?

Como todo alteño, yo trabajo por mi ciudad. El alteño siempre ha sido trabajador, sin horario, para progresar. No tengo más aspiración que cumplir con mi mandato de luchar por mi ciudad.

Cuál es su situación con Unidad Nacional, ¿se sigue sintiendo parte de ese partido?

Yo no me siento disidente de Unidad Nacional, siento que sigo en este partido y estoy esperando hablar con Samuel Doria Medina.
No creo que mi trabajo me ponga en contra del partido, ya que lo que estoy haciendo es luchar contra la corrupción, venga de quien venga, anteponiendo los intereses de El Alto.