Operativo Bolivia-Perú golpea al contrabando en zona aurífera

Camiones confiscados por las FTC.
Foto: Cambio

José Guzmán / Cambio

Un operativo binacional en la frontera entre Bolivia y Perú, realizado el 31 de agosto en Chejepampa, municipio de Pelechuco (provincia Franz Tamayo, La Paz), posibilitó el decomiso de 34 vehículos con mercadería blanca ilegal, garrafas de gas licuado y combustible.

El viceministro de Lucha contra el Contrabando, Gonzalo Rodríguez, indicó a Cambio que el “primer operativo binacional ejecutado desde la conformación de esta cartera de Estado, el 25 de abril, tuvo mucho éxito”.

“Las Fuerzas de Tarea Conjunta (FTC) interceptaron seis volquetas, tres camiones medianos, siete vehículos pequeños y dos motocicletas en la parte de la frontera que es nuestro territorio”, sostuvo.

Aclaró que los motorizados transportaban mercadería ilegal que aún está siendo cuantificada por la Aduana Nacional de Bolivia (ANB), además de garrafas y combustible que se pretendía trasladar al país vecino.

En el operativo participaron funcionarios de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag).

Fueron desplegados aproximadamente 250 efectivos, entre agentes de las FTC y un número similar de militares y personal aduanero de Perú. “Ellos también tuvieron buenos resultados en su jurisdicción, ya que interceptaron 18 motorizados con electrodomésticos y ropa usada que se pretendía introducir al territorio nacional”, dijo.

Explicó que varios de los vehículos detenidos provienen de Chile y pasan por Bolivia para llegar a una feria distante a 40 minutos de Ulla Ulla.

“Allí hay minas de oro y los contrabandistas comercializan diversos productos, ya que los mineros adquieren esa mercadería a cambio de oro”, sostuvo.

Agregó que con el país vecino se coordinarán de manera permanente los operativos para controlar las fronteras, puesto que el contrabando perjudica la economía de ambos.

“Para el Perú es de vital importancia que se supervise la venta de mercurio, que se utiliza bastante para la explotación de oro, porque en esa zona donde hemos operado hay mucha actividad minera. También trabajaremos para controlar la venta de explosivos, anfo, dinamita, entre otros, porque hay bastante comercio ilegal”, detalló.