Cambios en el puerto de Arica afectan a la carga boliviana

El gerente de la ASP-B, David Sánchez, ayer en conferencia de prensa.
Foto: Carlos Barrios

Fernando del Carpio Z. / Cambio

El cambio de sistema en el puerto de Arica ocasionó problemas, pero desde el jueves se va normalizando el despacho de la carga boliviana; se atiende un promedio de 200 camiones diarios, dijo ayer el gerente de la ASP-B, David Sánchez.

En agosto y los primeros días de septiembre hubo gran dificultad en el despacho de la carga boliviana, lo que provocó la movilización de los transportistas en la zona portuaria para reclamar la atención a la carga de exportación e importación, manifestó la principal autoridad de la Administración de Servicios Portuarios-Bolivia (ASP-B). 

Los camioneros reclamaron por esta situación a la ASP-B y se dijo que cierta deuda con la concesionaria Terminal Puerto de Arica (TPA) estaría impidiendo el despacho de carga.

“Aclaramos que no tenemos ninguna deuda pendiente; se espera que la Cancillería oficialice sus reclamos sobre el tema (no hicieron conocer el monto de la supuesta deuda)”, señaló Sánchez.

La autoridad informó que el 22 de agosto viajó a Arica para aclarar un supuesto incremento del 10,72% que estarían compatibilizando desde 2016.

 
Se hicieron los reclamos y las autoridades chilenas atribuyeron  a las marejadas la falta de atención a la carga boliviana, porque debían dar prioridad a los barcos.

Además informaron que habilitaron un nuevo software y que durante dos días, 2 y 3 de septiembre, lo aplicaron, motivo por el cual suspendieron la atención y no hicieron caso de los reclamos, por lo que se hizo la representación ante la Cancillería boliviana y se solicitó que Chile proceda al resarcimiento a los transportistas por los daños causados.

Cámara y TPA

La autoridad también lamentó que Marco Antonio Salinas, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), declare que la supuesta deuda con la concesionaria privada esté ocasionando problemas y que “no quisieran que la ASP-B esté en el puerto, sino la Cámara tener una relación directa con la TPA”. Este último planteamiento tendrían que oficializarlo para su consideración, aseveró.

“Desde 2005 no hubo ningún incremento en la tarifa; las modificaciones tarifarias de 2009 y 2012 fueron aprobadas por la Cámara, cuando estaba en el directorio de la ASP-B. Esa doble moral nos llama la atención”, apuntó. También indicó que para cualquier incremento se solicita “revisar la estructura tarifaria, lo que no fue aceptado”. 

La propuesta de Chile de llevar la carga boliviana al Valle de Lluta, a 11 kilómetros de Arica —porque las instalaciones portuarias están al tope de su capacidad— no fue aceptada porque significa mayores costos para la carga boliviana.

Asimismo, lamentó que el Gobierno chileno haya cancelado la reunión del Comité de Frontera e Integración Bolivia-Chile, que debía tratar, entre otros temas, el libre tránsito.

La ASP-B realiza todos los reclamos sobre asuntos portuarios a la estatal Empresa Portuaria Arica (EPA), que los deriva a la concesionaria TPA.