Hay que mirar atrás trabajando

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

Hay que mirar atrás trabajando

Los seleccionados del 93 y 94 ya son nuestros héroes deportivos, igual que los del 63. Ya pasó un cuarto de siglo de aquella histórica clasificación al Mundial de EEUU y, como lamentablemente no se ha vuelto a repetir, lo recordamos con mucho cariño y nostalgia.
Es bueno no olvidar los pocos hitos deportivos que tenemos en nuestra historia, pero al voltear la vista atrás sería interesante que lo hagamos trabajando y superándonos cada día, porque si no nos vamos a conformar con “vivir de recuerdos” y eso sí es negativo.
El balompié boliviano no debería esperar el brote de talentos en forma cíclica, cada 30 años. Debería trabajar todos los años con los clubes y las asociaciones, también con las escuelas de fútbol, para impulsar la formación y la competencia de menores con una escalera hasta la primera división.
Se puede. Si no se pudiera, otros países estarían igual que nosotros, sin base, sin proyecciones, sin sueños y sin futuro. Así que el desafío es de los dirigentes, pero de todos.
En el fútbol, como en la vida, no hay secretos para surgir y progresar, todo es cuestión de decisión y voluntad. Por supuesto que de recursos económicos también. Pero si se empieza con los dos primeros pilares, se puede construir fuertes cimientos, esos que no tiene hoy el fútbol nacional.
Entre tanto, nos alegraremos con nuestros héroes deportivos del 63 y del 93, y el 18 vayamos todos al estadio Siles.