‘Gringo’ presenta plan para dirigir embajada en la OEA

El exsenador José Alberto Gonzales.
Foto: Cambio

Juan F. Cori Charca / Cambio

José Alberto ‘Gringo’ Gonzales presentó ayer a la Comisión de Política Internacional de la Cámara de Senadores su plan de trabajo para asumir como embajador de Bolivia en la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El extitular de la Cámara de Senadores se reunió con los legisladores de la Comisión en una sesión reservada, en la cual explicó su propuesta para la representación nacional en el organismo hemisférico.

Sin entrar en detalles, Gonzales comentó que el plan recoge el trabajo realizado por el exembajador y actual canciller del Estado, Diego Pary —que representó al país en el organismo hemisférico durante siete años (2011-2018)— y que su objetivo será dar continuidad a esa labor.

El presidente del Senado, Milton Barón, anticipó que a partir de las 08.00 de esta jornada el pleno sesionará para considerar el Proyecto de Resolución Camaral que designa a Gonzales como embajador de Bolivia ante la OEA.

“Esperamos ser ratificados y después planificaremos la vida familiar”, dijo Gonzales, y apuntó que le “encantaría” cumplir esa labor junto a su familia.

Durante el diálogo que tuvo con un grupo de periodistas, el extitular de la Cámara Alta reveló que el presidente Evo Morales le llamó el martes 4 de septiembre para que asuma como embajador en la OEA, luego de que Pary juró como ministro de Relaciones Exteriores, en remplazo de Fernando Huanacuni.

“El Presidente me planteó la posibilidad de avanzar en este frente. Me pareció interesante, un gran desafío internacional”, indicó.

Uno de los periodistas le preguntó si esto no implicaría más trabajo para él y el consecuente distanciamiento con la familia, pues ésa fue una de las razones que lo llevó a renunciar al Senado en agosto.

“Yo no me corro, jamás me he corrido al trabajo. ¿Por qué ahora me tendría que correr del trabajo? No hay problemas, ése no es el problema”, respondió.

Morales comentó el miércoles que la designación de Gonzales es parte del “movimiento de fichas” con miras a la fase posfallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda marítima boliviana, la cual incluyó el cambio de canciller.

Señaló que la fase “pos La Haya es importante para todos los bolivianos” y que una vez que se conozca el dictamen del tribunal, sobre la obligación de negociar un acceso soberano al mar, se pondrá en marcha la estrategia nacional.

“Nosotros somos optimistas y esperamos que, al margen de lo que diga la Corte, podamos construir un futuro con Chile, dejar las posiciones que nos han enemistado y ojalá avanzar a mejores derroteros en la relación, y eso pasa por tener un punto de encuentro”, expresó.