Caso del niño Sebastián conmueve al Presidente

El nosocomio donde ocurrió la supuesta mala praxis médica.
Foto: Archivo

Cambio

El presidente Evo Morales se mostró conmovido por el caso del niño Sebastián, al que le extirparon el riñón equivocado, por lo que pidió la realización de una Cumbre de Salud para incorporar en el debate mecanismos para proteger al paciente.

El Jefe de Estado escribió en su cuenta de Twitter: “Por eso es urgente realizar la Cumbre de Salud, no sólo para sentar las bases del Seguro Universal Gratuito, sino también para que los profesionales en salud, las organizaciones sociales y la sociedad civil podamos debatir sobre los mecanismos de protección del paciente”.

Pidió, a través de otro tuit, preservar la vida: “Muy consternados por lo ocurrido con el pequeño Sebastián, que sufrió la extirpación de un riñón sano. Nuestro Estado protege la salud y derechos de nuestros niños y niñas. Convocamos a los profesionales del área a asumir su rol ético y preservar la vida”.

El afectado por una supuesta mala praxis es un niño de tres años a quien le detectaron cáncer en un riñón, que ingresó el pasado lunes al quirófano para que le extirpen el órgano en mal estado, pero el médico “se equivocó” y le extrajo el que se encontraba sano. 

El caso conmovió a todo el país, por lo que el Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz encara una auditoría médica por supuesta negligencia. Hasta ahora no se conocen detalles sobre el avance de las investigaciones.

Antes de que fuera intervenido quirúrgicamente, el infante fue trasladado a varios centros hasta que llegó al Oncológico, donde recibió tratamiento con quimioterapia. Los galenos, para evitar cualquier complicación, decidieron extirpar el riñón dañado.

Aferrado a la vida

El diagnóstico médico señalaba que con el riñón sano que le quedaba podría continuar su vida, y por eso fue internado el lunes con la esperanza de sus familiares de que su vida volvería a la normalidad.

“Él (médico) reconoce su error porque me dijo: ‘una tontera hice’. Sacó el riñón que no debería sacar”, contó Ebert Justiniano, el padre del menor.

Reveló que la admisión del error ocurrió después de que él se percató de que el órgano extraído era el incorrecto cuando le entregaron el informe de la operación quirúrgica. Dijo que tenía la esperanza de que hubiera un error en el tipeo, pero no.

Tras la cirugía “equivocada” le practicaron una segunda para esta vez extraer el órgano dañado. Ahora el niño se aferra a la vida esperando un donante para recibir un trasplante. 

Sebastián se encuentra en el Hospital del Niño Mario Ortiz. El Ministerio de Salud y la Gobernación del departamento de Santa Cruz también comprometieron un equipo especializado para atender al infante.

Gobierno correrá con los gastos de recuperación

El ministro de Justicia, Héctor Arce, tras una visita que realizó a la familia de Sebastián, anunció que el Gobierno nacional se hará cargo del tratamiento que requiera el menor y se priorizará su caso en la lista para que sea sometido a un trasplante de riñón.

“Lo primero que nos interesa hablando con Ebert, el papá; con Daniela, la mamá de Sebastián, es la salud del niño. En ese entendido les hemos transmitido oficialmente a los papás que el Gobierno se va a hacer cargo íntegramente del tratamiento médico, íntegramente del trasplante y lo más importante es que vamos a trabajar (...) en priorizarlo en la lista de las personas que necesitan un trasplante”, aseguró.

El afectado se encuentra internado en el Hospital del Niño de la ciudad de Santa Cruz, donde recibe tratamiento de diálisis.