Argentino es condenado a 45 años por robo de bebés

Prensa Latina / Argentina

Un tribunal condenó ayer a 45 años de cárcel al represor argentino Santiago Riveros por la tortura y secuestro de 11 embarazadas en la causa del Hospital Militar Campo de Mayo, cometidos durante la última dictadura (1976-1983).

El Tribunal Oral en lo Criminal federal número 3 de la Ciudad de Buenos Aires lo sancionó además por el robo y apropiación ilegal de los bebés de los detenidos-desaparecidos secuestrados en ese lugar, donde funcionó uno de los tantos centros de tortura.

Los jueces Javier Ríos, Andrés Basso y Adriana Palliotti decidieron absolver al médico Raúl Martín, quien estuvo a cargo del centro de salud donde sucedieron los crímenes de lesa humanidad bajo análisis en el debate.

La condena que recibió Riveros fue la solicitada por la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, que había también pedido 30 años para Martín.

Luego de años de espera, el represor fue juzgado en el segundo tramo del juicio por la apropiación de bebés y de privación ilegal de la libertad de Beatriz Recchia y su hija Bárbara García; de Marcela Esther Molfino de Amarilla y su hijo Guillermo Amarilla; de María Teresa Trotta y su hija Milagros Castelli; de Rosa Luján Taranto y su hija María Belén Altamiranda, entre otros.

También de Celina Amalia Galeano, Paula Elena Ogando, María Cristina Cournour de Grandi junto a sus hijos.

Cientos de personas fueron secuestradas durante la dictadura, se calcula que 30 mil fueron desaparecidas y hoy hay muchos jóvenes —ya con más de 40 años— que siguen sin saber su verdadera identidad. Hasta la fecha la organización Abuelas de Plaza de Mayo recuperó a 128 nietos apropiados entonces.